Los pensamientos se vuelven palabras y estas profetizan.

Por eso, hay que estar atentos a lo que pensamos. Ante un pensamiento negativo, sobreponerle uno positivo antes de convertirlo en verbo.

Algunas personas maldicen sin tener la más mínima idea que lo están haciendo y no es su intención.

Frases como: la situación está mala y lo que viene es peor, vamos a terminar comiendo carne de perro etc; son blasfemia. Nadie conoce el futuro y por lo tanto no se debe ser tan tajante al predecirlo.

Lea también: Entre Darwin y Maslow

bendiciones

Foto referencial

Lo contrario es bendecir, el primer paso es agradecer por todo lo que se tiene en tiempo presente, y por los venideros.

No es un optimismo ramplón, es evaluar cuantas imágenes catastróficas han pasado por nuestra mente y finalmente no se cumplieron.

Sufrir por adelantado no es una opción.

Bendecir el futuro le permite generar endorfinas en el ahora, le garantiza salud física y mental.

La realidad primero está en la mente. Eres parte importante en su construcción.

Es creer para ver. La convicción del logro.

Recuerde bendecir cada situación, cada persona y a usted mismo.

Así que después de bendecir, bendiga.

Doris-González

Comenta y se parte de nuestra comunidad