Todos, incluso lo más pequeños de la casa, pueden presentar en cualquier momento de su vida un cuadro de deshidratación como consecuencia de la poca ingesta de agua, lo que termina generando problemas en el desarrollo normal como por ejemplo, dispersión, falta de atención y dificultad para recordar lo que han aprendido en clases.

Y es que el agua es un elemento fundamental para su sano crecimiento, así lo aseguró la Dra. Rosa Elena Mora,  endocrinólogo infantil, quien además explicó que el 70% del peso corporal de una persona adulta es agua mientras que en los niños es hasta un 80% de líquido, razón por la cual cuando presentan diarrea es más delicado porque se deshidratan más rápido.

Foto Referencial

Lea también:  Beneficios de tomar agua en ayunas

¿Cómo saber si su hijo está deshidratado?

Cualquiera de estas señales puede servirte para alertar algún tipo de deshidratación:

  • Pasa más de seis horas sin ir al baño, sin orinar.
  • Su orina es de un color amarillo oscuro y con un fuerte olor.
  • Está somnoliento y sin energía la mayoría del tiempo.
  • Tiene la boca y los labios secos.
  • No le salen lágrimas cuando llora.

Foto Referencial

La especialista manifestó la importancia de cuidar la hidratación de los niños y aseveró que dicha cantidad va depender de las calorías diarias que consuma el niño, el ambiente donde se encuentre y la actividad física que realice. Sin embargo explicó que:

Un niño menor de tres años debe tomar al menos 3 vasos y medios de líquido; a los 8 años siete vasos de agua y durante la adolescencia puede variar dependiendo de la actividad física y si es hembra o varón.

Para finalizar indicó que cuando se habla de líquido no solo se refriere a agua, sino que hay alimentos como vegetales y frutas que en el organismo hidratan, motivo por el cual es fundamental su consumo diario en la dieta del niño.

Lea también: La depresión también se puede presentar en los niños

Con Información de: Baby Center / Dra. Rosa Elena Mora, endocrinólogo infantil

Comenta y se parte de nuestra comunidad