Yo sé que muchos van saltar a escribir, qué cómo se me ocurre hablar de cuidar la alimentación en estos tiempos de escasez, carestía e inflación, pero independientemente de lo mucho o lo poco, siempre tendemos a los excesos o defectos por falta de información o desconocimiento; mas esta información va para aquellos que independientemente de las circunstancias desean cuidarse para mantener su calidad de vida.

Hace unos 2 años, lo recuerdo claramente, en cuanto al menú navideño, la licenciada María Elvira Salcedo, nutricionista clínico y deportivo del Centro Médico Energía Vital Activa (@energiactiva / www.energiavitalactiva.com) me comentó durante una entrevista que le hiciera para A TU SALUD RADIO que existen ciertas variaciones que se pueden hacer para poder comer sin tanto remordimiento, nuestros platos típicos de Navidad, sea cual sea.

Para comenzar es necesario entender que la hallaca es un alimento completo y alto en calorías. Representa un plato en su totalidad, por lo tanto, no se debe acompañar con más carbohidratos, es decir, no mezcle su hallaca con ensalada de gallina, el pan de jamón o postres.

Por ejemplo, la especialista recomienda dividir el menú, tratando de combinar siempre un carbohidrato con proteína más un vegetal:

–        1/2 Unidad de hallaca (50g): 137 Kcal

–        Lomo de pernil o pavo horneado (100g): 225Kcal

–        Ensalada verde (1 taza): 70Kcal

–        Pan de jamón 1 rebanada (80g): 98 Kcal

De esta manera, las calorías que normalmente tendría un plato navideño de este tipo se reducen a tan solo 530 calorías.

Lea también: ¿Cómo estar cerca en una Navidad a distancia?

Otras recomendaciones de la licenciada Salcedo…

  • Preparar las hallacas realizando un guiso con pechuga de pollo sin piel, aliños naturales como el tomate, el ají, entre otros. Armarla con masa muy delgada y de menor tamaño.
  • Aderezar la ensalada de gallina con yogur firme natural y si lo encuentra, descremado, con cucharaditas pequeñas de mayonesa y con un toque de mostaza. Puede agregarle guisantes verdes, papa, zanahoria y piña. Recuerde no servirse más de ½ taza.
  • Para el pan de jamón, utilice preferiblemente pavo, en lugar de jamón de pierna, pues tiene menos calorías, grasa y colesterol. Evite que sean de hojaldre, ya que triplica el contenido de grasas y colesterol. Una rebanada es suficiente pero consúmalo solo como merienda, no sumándolo al plato navideño.
  • La torta negra se puede hacer con edulcorante granulado (stevia), utilizando un huevo entero y más claras batidas a punto de nieve. Agréguele una medida de merengada proteica de chocolate y sustituya la mantequilla por aceite de maíz o girasol.
  • Si le gustan los turrones, opte por los almendrados sin azúcar, un trocito de 10 gramos es suficiente.
  • Espero pueda darse estos gusticos navideños y mucho mejor si son éstos con moderación

Este artículo fue publicado originalmente en Caraota Digital

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad