En estos tiempos que vivimos en nuestro país, donde el acceso a un sistema de salud óptimo es complicado desde el punto de vista económico y de accesibilidad, definitivamente la prevención es la mejor alternativa. Y es que parece fácil decirlo, pero constantemente nos vemos afectados y  abrazados por estados depresivos que favorecen el desarrollo de enfermedades, o consumimos alimentos que por motivos ajenos a nuestra voluntad sustituyen otros de mejor calidad alimenticia.

No en vano es nuestro deber como médicos y ciudadanos que también padecemos las circunstancias de la vida actual, insistir en cuidarnos y de esta forma definitivamente tendremos un cuerpo más saludable en este nuevo año.

Lea también: ¿Pruebas genéticas durante el embarazo? ¿Para qué son?

¿Cuáles son las recomendaciones?

Alimentación balanceada: los tres principales grupos de alimentos, proteínas o carnes, carbohidratos o harinas y cereales,  y el tercer grupo de vegetales y frutas, son insustituibles y necesarios.

Pirámide alimenticia

Imagen referencial

No podemos consumir solo panes y pastas por ejemplo. Y si por razones económicas no es fácil adquirir proteínas como las carnes rojas, podemos adquirir otras fuentes de proteínas como las sardinas y el huevo.

De igual forma algunos alimentos como la papa puede ser sustituida por la chayota y auyama.

Son muchas las recomendaciones sobre cómo sustituir adecuadamente ciertos alimentos por otros.

 

Comparte con familia y amigos: socializar con otras personas y reforzar los vínculos afectivos disminuye notablemente el estrés.

socializar

Imagen referencial

Además nos ayuda a darle otra perspectiva a nuestra realidad al darnos cuenta que todos tenemos problemas y entre todos podemos ayudarnos y aliviarnos.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

Ejercicio. No es solo por verse bien. Realizar en forma rutinaria una actividad física no sólo mejora nuestro peso, sino que favorece nuestro sistema cardiovascular al disminuir las cifras de tensión arterial,

ejercicios

Foto referencial

optimizar nuestra respiración y disminuir el colesterol; mejora nuestro sistema osteoarticular disminuyendo la osteoporosis y aumentado la masa muscular que tiende a disminuir en la tercera edad; mejora nuestras emociones por el aumento de la serotonina y por consiguiente mejora nuestro sistema inmunológico. No hay mejor antidepresivo que el ejercicio.

Lea también: ¡Al ejercitarnos… el resultado = constancia!

Leer un libro: la personas que leen no solo mejoran su nivel cultural y su vocabulario, sino que utilizan la mejor herramienta para practicar la “gimnasia cerebral”.

leer

Imagen referencial

Nuestras neuronas necesitan ejercitarse diariamente y con esta técnica aumentas las posibilidades de tener un cerebro sano en la vejez.

Cree en Dios. La Fe nos llena de esperanza y optimismo. Recuerda que nada en la vida dura para siempre, todo cambia y evoluciona.

Si bien el trabajo constante y la fuerza de voluntad  son necesarias para mejorar nuestras vidas y superar sus viscicitudes, tomar conciencia sobre la magnificencia de Dios  nos alienta al saber que no estamos solos.

agradecer

Imagen referencial

Sé optimista. No es cuestión de meternos en una burbuja, pero ante cualquier situación ¿por qué no tener Fe en que se resolverá? La capacidad de asumir una actitud positiva es un factor indispensable para superar los problemas encontrando su solución, a diferencia de aquellos que no son optimistas quienes tienden a atraer incluso más problemas. Aléjate de personas tóxicas que pasan todo el día quejándose. Lo único de no tiene solución en la vida es la muerte.

felicidad

Imagen referencial

Finalmente busca alternativas para sentirte mejor, manejar tus emociones de manera positiva te ayudará a optimizar tu salud.

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad