Llega la navidad y con ella las celebraciones típicas de esta época. Algunos aprovechan para viajar en familia mientras otros, aunque se quedan en casa, planifican actividades para pasar más tiempo con su familia.

Para la época, algunos se encontrarán en la etapa de preparación para una competencia y deberán continuar de manera disciplinada con sus entrenamientos, mientras que quienes no se encuentren en preparación, podrán ser más flexibles. Sin embargo, es importante que si realizas alguna actividad física, no dejes de hacerla por completo.

Te puede interesar: ¿Cómo conservar las rutinas saludables esta Navidad? | Soy Maratonista 

Sin embargo, si no puedes correr un día, no es motivo de preocupación. El descanso es importante para evitar el sobreentrenamiento y las lesiones.

El secreto en este caso es la planificación del entrenamiento. Lo mejor que puedes hacer para poder mantenerte corriendo y tener tiempo para compartir con tu familia es levantarte temprano y salir a correr. De esta manera evitas tener que cancelar tu entrenamiento por cualquier imprevisto o plan improvisado.

Si viajas, te conviene hospedarte en un hotel que disponga de gimnasio e investigar rutas y clubes de corredores locales. Con el internet es bastante sencillo encontrar rutas interesantes o incluso clubes de corredores que realicen entrenamientos en el lugar al que vas de visita.

Otro aspecto que suele preocupar es el tema de la alimentación durante lascelebraciones navideñas. Aquí la palabra clave es moderación. Lo primero que debes cuidar son las porciones. Recuerda que el daño de una comida viene más por la cantidad que comes. Algunas formas de evitar caer en excesos es utilizando platos más pequeños o evitando ir a cenas o almuerzos con hambre. Por ejemplo, si vas a ir a una cena navideña de trabajo, procura almorzar antes, así no comerás de más en la reunión.

Lee también: Como sobrevivir a los excesos navideños | Soy Maratonista 

Recuerda que también debes cuidar el tipo de alimentos que consumes, buscando mantener una dieta balanceada.

Una vez finalizada las vacaciones, y dependiendo qué tan activo te mantuviste durante ese tiempo, deberás reincorporarte a tu plan de entrenamiento de manera gradual, de forma que no te lesiones. Para ello será importante que te reincorpores al entrenamiento de forma progresiva, aumentando el volumen de forma gradual. Además, concéntrate más en el tiempo y no la distancia que corres. En esta etapa lo que debes buscar es retomar la rutina de correr y poco a poco mejorar tus condiciones físicas. Esto te ayudará a prepararte físicamente para reincorporar los trabajos de velocidad y a evitar cualquier lesión.

Soy Maratonista