La pasada semana hablé sobre lo duro que pinta el panorama de muchos de los que decidimos seguir en Venezuela para el 2018, pero también cómo sobre debemos y es nuestra posibilidad escoger los mejores colores para pintar sobre ese lienzo que es nuestra vida.

Puede ser que dicho lienzo esté ajado, que no sea de buena calidad, en fin tantas características negativas más que nuestra mente limitada y cargada de paradigmas desee notar, pero es el “arte” de cada quien, su talento, lo que lo puede transformar en una obra maestra.

Para comenzar a dibujar ese boceto de lo que deseamos, lo primero que debemos tener claro son nuestros objetivos y para ello debemos dejar que vuele la imaginación. Abandonemos la timidez más la desesperanza y soñemos pues no cuesta nada.

Lea también: Tus predicciones para el año nuevo

Pongamos toda nuestra energía en el creer. Todo aquello en lo cual creemos firmemente se convierte en realidad más temprano que tarde. Entonces, qué esperan hagan su lista de metas personales y profesionales.

La Esperanza

Foto referencial

Los invito a dejar la “preocupación” lógica de estos días, pues nos llena de un miedo paralizante y hagan lo que yo (la mayoría de las veces), actívense para no pensar. Y de ese hacer sin parar, siempre resultarán cosas útiles. Un ejemplo, es esta columna que nace un primero de enero de 2018, precisamente cuando buscaba apagar mis angustias ante la incertidumbre de este nuevo año que justo comenzaba.

Ocuparse y no preocuparse…

Amigos para entrar en modo productivo total, es muy recomendable hacer con cierta regularidad, y este es un gran momento, una limpieza mental de lo cotidiano o de los temas pendientes. ¿Por qué? Porque resulta complicado, concentrarse en nuevos retos u objetivos si la mayor parte de nuestra energía se diluye tratando de lidiar con multitud de temas sin concluir.

Lea también: Empieza 2018 motivado: 5 películas para superarlo todo

Completen tareas para preparar el terreno y poder enfrentarse a lo nuevo de una forma más clara. Empiecen por donde sea, lo vital es hacerlo, pero a medida que avancen establezcan prioridades, es decir, inicien el andar con aquellas cosas que se deben hacer cuanto antes y posterguen, tan solo un poco, esas cosas que pueden esperar.

Por otro lado, es imprescindible identificar los compromisos para saber exactamente qué podemos asumir y que no. Recuerden que es de personas de bien, solo asumir aquello que se puede cumplir. De lo contrario, los karmas y las deudas no nos dejarán avanzar. El éxito se centra esencial e inicialmente en la palabra y la responsabilidad. Aunque suene contradictorio, es necesario poner ciertos límites para poder experimentar la libertad, si saben qué tienen que hacer, también es mandatorio saber qué no deben o pueden hacer.

Asuman que no podemos movernos hacia el futuro si no sabemos exactamente cuál es nuestra verdadera realidad. Analicemos bien los límites para poder superarlos o cambiar de rumbo en dirección a otros objetivos y así evitar frustraciones innecesarias. Eviten querer hacerlo todo, de ser todo o de tenerlo todo. Eso agota psicológica y físicamente a cualquier persona, más no significa necesariamente tener lo mejor a la final.

esperanza

Foto referencial

En tiempos como éstos, concéntrense en los objetivos importantes, positivos y por sobre todo “imprescindibles”; y de inmediato determinen “el primer paso a ejecutar” para avanzar en su consecución.

Ahora bien, para llegar a cualquier logro, es imprescindible “liberar la mente”, ya que seguramente van a surgir muchos inconvenientes o trabas, y más en Venezuela, cosas que ahora mismo no ven, pero así como brotan los “NO” también siempre se abren nuevas puertas y oportunidades. Tienen que estar preparados para lo que sea y aprender a responder con eficacia y eficiencia ante cualquier escenario. Lo que muchos mencionan: tener plan A, B,C, etc..

Lea también: La energía y los ambientes del hogar

Internalicen que la creatividad es la cualidad “sine qua non” para que podamos hacer gala de la “resiliencia”, y que esta sólo aparece cuando hay espacio en nuestra mente para ella. Por tanto, no se carguen de “limitantes” y fluyan.

Por último y precisamente para liberar nuestra mente de las trabas que la gente negativa suele autoimponerse, conozcan muy bien las 7 palabras que constituyen los “limitantes” reales de nuestra existencia:

Las excusas: busquen lo que sí pueden hacer o la forma de poder hacerlo.

El arrepentimiento: lo hecho, hecho está, no sirve sufrir por el pasado.

Las culpas: debemos ser responsables por nuestras acciones y aceptar las consecuencias.

Las mentiras: los engaños solo confunden la verdad y agregaran problemas a nuestra existencia.

La lástima: ser víctimas nos arrebata el poder y el empuje.

Las fantasías o el fantasear: debemos vivir la realidad de acuerdo a nuestras posibilidades, debemos soñar pero trabajar para concretar los anhelos.

El tiempo: como “vuela” hay que aprovecharlo al máximo, desperdiciarlo es un verdadero crimen.

Sigo creyendo que se puede y que el mal es vencido por el bien, pero para lograr cualquier cosa debemos trabajar y hacer gala de una gran voluntad. Ver lo bueno siempre y apartar lo malo, que generalmente en donde más hace daño es en nuestra mente.

¡Feliz 2018!

Esta columna se publicó originalmente en  Caraota Digital 

María Laura Garcia