No cabe duda que en la actualidad, algunos hombres calvos resultan ser más atractivas e incluso, según un estudio realizado por  la Universidad de Pennsylvania, fueron percibidos como personas exitosas. Y es que es una imagen que en muchos casos combina la atracción y la seducción como por el ejemplo: Vin Diesel, Dwayne Johnson, Jason Statham, entre otras personalidades. Sin embargo, la alopecia, conocida también, como caída del cabello o calvicie es una de las mayores preocupaciones del aspecto físico, tanto en hombres como en mujeres.

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) expresó a que “se estima que aproximadamente el 18% de las consultas dermatológicas están dirigidas al pelo, un porcentaje mayor del que ocupan las enfermedades de la piel en general”. Por lo que la  coordinadora del Grupo de Tricología de la AEDV, Cristina Serrano indicó que a la alopecia “es un motivo de consulta cada vez más frecuente, principalmente debido a la preocupación por la imagen.

Por su parte el dermatólogo Sergio Vañó, director de la Unidad de Tricología del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid), aseveró que “dos de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres van a desarrollar alopecia androgénica a lo largo de su vida”.

Foto Referencial

Lea también: ¿Sufres de calvicie? te mostramos los avances para tratarla (+video)

Un problema estético que afecta el psicológico

Aunque el galeno confesó que aunque es un problema estético tiene un fuerte impacto a nivel psicológico, afectando de manera negativa la autoestima del afectado, incluso hay mujeres que han tenido hasta intentos de suicidio por su alopecia” manifestó.

Vañó aseveró que la calvicie puede tratarse, aunque en “algunos estudios relacionan la calvicie precoz en la coronilla de los hombres, con problemas futuros de próstata y de corazón y la calvicie femenina con ciertos problemas hormonales subyacentes“.

calvicie

Foto Referencial

Los factores principales para desarrollar una calvicie son: el genético y el hormonal (andrógenos). “En ausencia de ambos, no se va a producir nunca“, manifestó Eduardo López Bran, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico San Carlos y director de la clínica Imema (Madrid). Puede ocurrir que estos factores no tengan fuerza suficiente para desarrollarla y que sean necesarios otras causas como: estrés, ansiedad y depresión, que pueden desencadenar el problema estético.

En ese sentido, Serrano aclaró que en el caso de las mujeres, hay que descartar otros signos de hiperandrogenismo (exceso de andrógenos) como el acné, la seborrea o incremento de grasa, y el hirsutismo o aumento vello púbico.

Se trata sólo con fármacos o cirugía

Son muchos los tratamientos caseros o naturales para prevenir la caída del cabello o devolverlo como por ejemplo: la miel, la remolacha e incluso excremento de paloma, sin embargo, hasta la fecha no existe ninguna evidencia científica de su efectividad.

También existen productos como “champús anticaída, vitaminas, lociones ‘mágicas’, dietas, carboxiterapia, masajes en el cuero cabelludo, y un largo etcétera… que a pesar de que puedan mejorar transitoriamente a nivel cosmético el cabello, no han demostrado ninguna acción para frenar o mejorar la evolución de la alopecia androgénica“, comentó Vanó.

Por lo que López Bran, insiste que para tratar la calvicie, sólo existen dos tipos de tratamientos ya abalados científicamente: el farmacológico y el quirúrgico.

estrés ocasiona caída del cabello

Foto referencial

En el caso de los fármacos para hombres, se ha demostrado la eficacia clínicamente del minoxidil tópico, que es en realidad una modalidad de fármaco vasodilatador; y el finasteride oral (fármaco antiandrógeno). El primero se emplea de forma local, en forma de solución o espuma y el segundo por vía oral, lo que puede producir, en un pequeño porcentaje de casos efectos secundarios (disminución del deseo sexual). En las mujeres, se puede emplear también el minoxidil, y en algunos casos será necesario asociar un tratamiento hormonal antiandrogénico.

El segundo tratamiento es la cirugía: el trasplante capilar, una técnica mínimamente invasiva: “Se realiza con anestesia local, no deja cicatrices visibles y ofrece resultados definitivos”, afirmó Bran. Sin embargo, no todo el mundo puede hacerse un trasplante ya que deben someterse a varias evaluaciones, y “tener superficie pelo para trasplantar acorde con su zona donante (‘reserva’ de pelo de donde se pueda extraer el suficiente número de unidades foliculares para su posterior implantación en la zona calva)”, enfatizó Serrano.

Debe existir compromiso

Aunque se le puede realizar a cualquier persona que desee aumentar su densidad de pelo, no está indicado en alopecias muy avanzadas ni muy difusas. Es necesario además, comprometerse a seguir el tratamiento médico posterior para preservar el cabello trasplantado y el resto que la persona conserve.

Otras terapias consideradas de segunda o tercera línea, por tener menos efectividad que las anteriores, son el plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento y el láser de baja potencia. Ambos son tratamientos complementarios que pueden utilizarse tanto en hombres como en mujeres, subrayó Vañó.

calvicie

Foto Referencial

Lo más importante en el tratamiento de la calvicie es personalizar y estudiar cada caso: “Con un tratamiento médico adecuado, muchos pacientes con alopecia pueden mejorar significativamente sin necesidad de hacerse un trasplante capilar”, concluyó.

Lea también: La alopecia no se cura, pero sí puede mejorarse

Con Información de: www.elmundo.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad