El limón es un fruto rico en vitamina C. Usualmente lo utilizamos para curar gripes y resfriados, así como para preparar refrescantes limonadas en los días de mayor calor. Pero más allá de su pulpa y jugo, la cáscara de limón también tiene múltiples usos. Te los contamos a continuación:

Según el sitio web mejorconsalud, la cáscara de limón tiene más vitaminas que su jugo. Además de citronela, felandreno, ácido cítrico, ácido málico, ácido fórmico y pectinas, entre otras. Para aprovechar todos sus beneficios, hay que congelar el limón y luego rallarlo.

limón-a-tu-salud-

Foto: Alejandro Córdoba

Lea también: Beneficios cosméticos que puede proporcionar el limón

Propiedades de la cáscara de limón

Es un potente eliminador de toxinas del cuerpo y, por lo tanto, también tiene un efecto rejuvenecedor.

Combate la hinchazón abdominal, reduciendo a su vez los gases intestinales.

Ayuda a depurar el hígado gracias a sus efectos desintoxicantes.

Favorece la digestión y previene problemas de estreñimiento.

Fortalece el sistema inmunológico.

Favorece la alcalinidad de la sangre.

Ayuda a disminuir los niveles de presión arterial alta.

Combate el nerviosismo.

Es antiséptica.

Elimina el exceso de grasa en la piel, gracias a sus propiedades astringentes.

Ayuda a blanquear las manchas en la piel y los dientes.

limón-a-tu-salud-

Foto: Alejandro Córdoba

Lea también: Aprovecha la cáscara del cambur

¿Cómo utilizarla?

Primero hay que lavar muy bien los limones y llevarlos al congelador. Deben estar muy bien congelados antes de rallarlo. La ralladura se espolvorea sobre sopas, ensaladas, jugos, fideos, salsas, arroz, sushi, o platos de pescado, entre otros. También se puede utilizar licuada cuando se hace limonada, por ejemplo.