divorcio
Foto referencial

Poner fin a una relación casi nunca es tarea fácil. Cuando hay de por medio años compartidos, hijos, bienes y una vida en común, romper puede ser muy complicado.

Sin embargo, por difícil que resulte romper una relación, cuando esta se vuelve insoportable, hay que plantearselo seriamente.

El psicólogo español Arturo Torres, nos da las claves en su artículo «Cómo saber cuando dejar ir a tu pareja, en 5 claves» publicado en psicologíaymente:

 Lea también: Algunos principios para tener bienestar mental

1. El Maltrato

Este es el aspecto más importante a la hora de considerar romper con una pareja. Si los insultos, las agresiones físicas u otras formas de maltrato de tipo psicológico (como el gaslighting) se convierten en norma, la relación no es sana. Por lo cual, es mejor ponerle fin. El amor y esta clase de tratos son incompatibles.

Lea también: ¿Cuánto sabes sobre los trastornos del sueño? (+ video)

2. El temor al qué dirán

Si al pensar en la ruptura de pareja la primera preocupación que te viene a la cabeza es el qué dirán, eso es un síntoma de que efectivamente hay motivos sólidos para dar por terminado ese noviazgo o matrimonio. Así lo dice, Arturo Torres.

varicocele
Foto referencial

3. Sentirse mal

Si no te sientes bien con tu pareja, es posible que haya llegado el momento de separarse. Si estás en la relación por pura inercia, te van a invadir los sentimientos de culpa y eso no es saludable para ninguno de los dos.  Además, este tipo de sentimientos, suele dar paso al engaño.

4. Dominio y control

Las relaciones en las que hay una clara asimetría de poderes en los roles que adopta cada persona son tóxicas, según Arturo Torres. Aunque no necesariamente se considere un maltrato. Atenta con este tipo de situaciones poco saludables.

Lea también: El Renacimiento, una herramienta para cambiar

5. La otra persona lo deja claro

Da igual lo mucho que nos duela; si la otra persona quiere terminar la relación, hay que tener claro que no hay nada que discutir ni negociar. Las ideas obsesivas sobre lo que se puede hacer para recuperar a la pareja son frecuentes en algunos casos, pero no hay que dejar que nos dominen, expresa Torres.

Comenta y se parte de nuestra comunidad