El acoso sexual es una situación de gran tensión que ocurre entre dos personas, en donde una de las personas intenta aproximarse hacia el otro individuo de una forma no permitida, cuyo único propósito es llegar a la intimidad sexual.

Para hablar del tema, el psicólogo y presidente de la fundación armonía, Pablo Matjushin y Gerardo Giménez Ramírez, sexólogo explicaron durante el programa radial de A Tu Salud La Revista, que el acoso sexual puede presentarse de manera verbal, no verbal y con elementos gestuales bien descritos.

acoso sexual

Foto Referencial

Lea también: Dile NO al acoso sexual

El arma del acosador es la intimidación

Los especialistas indicaron que en la actualidad, dado a los avances tecnológicos y de comunicación, como lo son las redes sociales, el acoso sexual se puede prestar también, a través de envío de mensajes, chequeos constantes, por lo que recomiendan tener cuidado con lo que se va a publicar.

Expresaron que en el caso de las redes sociales, en muchos casos no es que la persona induzca al abuso, sino que postean imágenes provocadoras, “si no quieres que sean divulgadas, no lo publiques”.

Para el acosador sexual no existe “sexo, ni edad, ni estado marital”, es decir, los hombres también pueden ser víctimas. Y puede venir desde un compañero o compañara de trabajo hasta de un desconocido, lo cierto es que puede ser una persona afectada psicológicamente.

acoso sexual

Foto referencial

Tanto Matjushin como Giménez señalaron que la forma particular de un acosador acercarse a su víctima es persiguiendo y forzando “es de las personas que intimida e intimida, hasta logra que la víctima ceda tome otras medidas”.

Una forma común de acoso sexual se da dentro del trabajo, por lo general, quien acosa suele lanzar piropos constantes, pero más allá de lo que dice, es cómo lo dice. Es su lenguaje corporal, la entonación y lo repetitivo, llegando a ser incómodo y perturbador para la otra persona.  Así como también propuestas fuera de lugar y la aproximación física.

Cómo enfrentarlo

Los expertos aseguran que lo principal es que la persona afectada lo identifique, “al reconocerlo tiene el 50% resuelto” precisaron. Asimismo, comentaron que una vez sepa que está siendo víctima de un acoso comience a asesorarse desde el punto de vista legal. En Venezuela existen leyes que castigan este tipo de situaciones y están amparadas bajo la Ley sobre el derecho de protección de la violencia hacia la mujer, la Ley Orgánica de trabajo, el Código Penal y la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo.

De igual manera, recomiendan poner límites de manera franca y tajante cuando empiece a notar signos de acoso. “El acosador cuando se ve confrontado por la verdad puede que vaya disminuyendo su intensidad conductual y de esa manera se atemorice”, concluyeron.

acoso sexual

Foto referencial

Para contactar e  indagar sobre el tema puede contactar a los profesionales a través de sus redes sociales: Pablo Matjushin en @sanpablera y Gerardo Giménez Ramírez @medsex

Lea también: Ciberacoso dispara la hormona del estrés

Comenta y se parte de nuestra comunidad