Sigue siendo un misterio, sigo sin comprender muchas cosas, como esta realidad paralela que todos los días se me presenta. Cada vez veo más sumergida a mi madrecita en la tierra de los olvidos. Otros días un poco más de este lado de la realidad, y cuando las enlazo solo existe una verdad, un sentimiento, amor.

El otro día sucedió algo curioso, lo narraré de esta forma: Cuando me abrazaste y me dijiste al oído ¿Quién me entiende? con lágrimas en los ojos, y créeme mamá, quisiera entender todo lo que pasa por tu mente, este mundo nuevo, y armar los pedazos de lo ilógico que son lógicos de tu mente, todo parece tan confuso, solo queda ser paciente, una paciencia que a veces se me pierde por la frustración, frustración de dolor que no me entiendas.

Lea también:  ¿Miedo o valentía?

Su amor, su cariño, abrazos, sonrisa, risa, siguen dentro. Su corazón sigue latiendo, su frecuencia cardíaca no ha cambiado, sigue siendo la misma desde que nací. Su mirada amorosa que a veces se pierde, pero está allí todos los días que me levanto y me saluda con un beso y un abrazo “stefanita, hijita”, eso llena el corazón y muchas veces olvido dar las gracias y sentirme dichosa por todo ese amor que me da cada día mamá.

amor

A veces hay que utilizar más los latidos del corazón que la lógica que te presenta la mente, creo que fuéramos más felices

Sin fórmula o prescripción médica

Para esto no hay fórmula, no hay un manual que diga, siga aquí. Los médicos te dicen y determinan qué cosas puedes hacer en algunas situaciones, por estudios y estadísticas, pero cada paciente es diferente a pesar que padezcan la misma demencia, muchos patrones se repiten. Sin embargo, el factor social y el entorno donde se desenvuelta el enfermo será diferente.

Lea también: Las emociones y las energías

Varios de mis allegados tienen familiares con demencia. Me han comentado que se repiten los patrones que también tiene mi mamá, pero su forma de desenvolverse es diferente.

A mamá por ejemplo le da mucha ansiedad y se deprime fácilmente. Cualquier acción como alzar la voz o corregirla la altera. Es curioso, es como que todo se revierte, diciendo: trátame bien, que yo te amo. Es lo que he interpretado con toda esta situación.

Todo depende de ti, aún que parezca una carga, una responsabilidad inmensa, no lo es, Dios, el universo, la vida, te está diciendo que necesitas aprender, crecer sobre la situación, sobre esa demencia que toca un día a la puerta. La prescripción médica la administras tú en el día a día, un sorbo de amargura o de conciencia e inteligencia.

Para mí la formula principal no solo para afrontar la demencia de un ser amado, sino ante la vida, es dar amor, ser paciente y agradecida, es algo que debes ir forjando cada día por el resto de la vida.

Amor

“El amor jamás reclama, siempre da, el amor tolera, jamás se irrita, pero sobre todo el amor jamás se venga” Gandhi.

 

 

Y yo solo puedo amarte

Los médicos te dan una esperanza de vida o un promedio por paciente según la patología crónica que puede llegar a padecer, pero son pocos los que te dicen, como el neurólogo que atiende a mi madre, Ciro Gaona“En el cerebro ocurren milagros”.

He llegado a pensar que la esperanza de vida la determinan varios factores. Las ganas de vivir de tu ser amado, el empeño y decisión que tomes ante la situación y tu deseo que viva él o ella acompañado de la medicina, y no me refiera la que receta el doctor, hablo de que viene sin fórmula, el amor, el amor incondicional que entregas cada día y el cuidado para que su día sea feliz y productivo, más feliz que nada.

“Amor para compartir stefanita”.  Algo que me diría mamá en este momento, que no me preocupara, que todo en la vida tiene solución, dejar todo en las manos de Dios, que siga viviendo y luchando y no me rinda, amar sin condición, es lo mejor, la mejor medicina, compartir todo el amor de mi corazón y dárselo. En nuestras realidades el amor no deja de existir, está más vivo que nunca, no hay dolor, no hay penas, solo la gracia de sentirse amada.

Lea también: Cuando la degeneración cognitiva tocó a nuestra puerta

Amar no es una opción, no es algo por exigencia, nace del corazón. Amor y cuidado es lo mejor que podemos darle a nuestro ser amado

Valora más tú vida, valora más a quien amas y quien te ama, sé agradecida cada día de tu vida, así sea un día bueno o exitoso, sigues con vida y mientras respires hay motivos para existir y vivir. Si tienes algún ser querido que se pierde en la tierra de los olvidos, solo ámalo y hazlo feliz, eso llenará tu corazón de felicidad ¿Qué regalo más grande que ser feliz y hacer feliz a quienes amas?

Hasta la próxima Bitácora de Una Cuidadora, con más experiencias y herramientas que te apoyarán en la tarea cuidar a tu ser amado. Recuerda visitarnos en nuestro canal YouTube para obtener más información. 

Stefany Colina Bitacora de una cuidadora

Comenta y se parte de nuestra comunidad