Los queloides son producto del “crecimiento de tejido cicatricial adicional donde la piel ha sanado después de una lesión”. Esta cicatriz puede ser causada por los efectos del acné, quemaduras, la varicela, perforaciones en orejas, cortes de cirugía o traumatismo, además de sitios en donde te hayas vacunado. Lamentablemente, este padecimiento es hereditario.

¿Cuáles son los síntomas?

Suelen presentar un color carne rojiza o rosada, aparecen en las zonas donde hubo una herida o lesión, son protuberantes y tienen rebordes, suelen ser sensibles y producen picazón, también tienden a irritarse por la fricción que provoca el roce con la ropa.

Queloide

Fotro Referencial

Lea también: Tratamientos estéticos para combatir la Dermatoheliosis en la piel

Cómo tratar los queloides

El tratamiento dependerá del tiempo que tenga la deformidad, es decir, si la herida se originó hace poco tiempo, los médicos recomiendan inyectar esteroides como cortisol en la zona afectada para reducir y aplanar el queloide.

Sin embargo, si la cicatriz tiene más tiempo los especialista no recomiendan ser tratada con inyección por su dureza, por lo que optan por la cirugía y posterior a la aplicación de los rayos X para así detener el crecimiento. Tampoco aconsejan eliminar la cicatriz, debido que se corre el riesgo que crezca más dejando una marca mayor que la anterior.

Queloide

Foto Referencial

Lea también: Vitíligo: un problema genético de la piel

Con Información de: www.nlm.nih.gov

Comenta y se parte de nuestra comunidad