A propósito de celebrarse el 04 de febrero el día mundial de la prevención del cáncer, es oportuno recordar los factores asociados a la ocurrencia de los diferentes tipos de cáncer ginecológico. Un factor de riesgo es aquel que cambia las probabilidades de que padezca una enfermedad como lo es el cáncer.

Cáncer de cuello uterino

cáncer cuello uterino

Imagen referencial

Este tipo de patología aún ocupa una de las primeras causas de morbimortalidad por cáncer, específicamente en los países subdesarrollados donde los sistemas de salud se caracterizan por ser precarios. Entre los factores de riesgo tenemos:

Inicio de actividad sexual a temprana edad: considerando que el inicio de la vida sexual antes de los 18 años es denominado precoz y que estadísticamente la edad de inicio de relaciones sexuales en nuestro país es alrededor de los 14 años, este factor representa uno de los más importantes.

Infección por virus de Virus de papiloma humano o VPH: recordemos que existen más de cien tipos de VPH y de estos, un grupo son llamados de alto riesgo para el desarrollo de cáncer de cuello uterino. Se calcula que más del 80% de la población mundial puede tener contacto con estos virus; por eso es importante utilizar el preservativo durante la relación sexual.

Múltiples parejas sexuales: Se considera que aquellas mujeres que tienen más de una pareja sexual al año tienen mayor riesgo para esta enfermedad; recordemos que cuando tenemos una pareja, tenemos contacto indirecto con todas las parejas que esta persona ha tenido.

Desnutrición y enfermedades que comprometen el sistema inmunológico: Este tipo de factores permiten que la infección por virus de VPH se propague e impiden que el organismo se defienda contra este agente.

Lea también: ¿Cuáles son los procedimientos estéticos que se aplican en Ginecología?

Cáncer de endometrio

cáncer endometrio

Imagen referencial

La cavidad endometrial o capa interna del utero, responsable del sangrado menstrual durante la vida reproductiva, es también asiento de patologías como pólipos o crecimientos denominados hiperplasias, que pueden tener riesgo de desarrollar patología maligna. Entre los factores de riesgo tenemos:

Obesidad: las mujeres con exceso de grasa corporal tienden a tener niveles elevados de estrógenos, hormonas que influyen directamente sobre el tejido endometrial.

Retraso en los ciclos menstruales: en pacientes donde no se cumple el ciclo menstrual normal, el retraso en la menstruación predispone a un crecimiento exagerado del endometrio conocido como hiperplasias

Diabetes: numerosos estudios han demostrado la asociación entre la diabetes y el riesgo de patología endometrial como el cancer de endometrio.

Menarquia precozMenopausia tardía: la aparición de la primera menstruación, denominado menarquia, a edades menores de 12 años, o la aparición de la menopausia después de los 55 años, pueden predisponer al desarrollo de lesiones malignas en el tejido endoemtrial, debido al exceso de años bajo la influencia de hormonas como los estrógenos.

Lea también: ¿La acupuntura podría mejorar los síntomas de la menopausia?

Cáncer de ovario

Este tipo de cáncer es difícil diagnosticar en etapas tempranas, y por esta razón ocupa una de las primeras causas de muerte por cáncer ginecológico a nivel mundial .

cáncer ovario

Imagen referencial

Los factores de riesgo estudiados se aplican para los tipos de origen epitelial y no se relacionan a otros tipos de cáncer ovárico menos comunes, tales como los tumores de células germinales y los tumores estromales.

Control de la natalidad: Las mujeres que han usado anticonceptivos orales  tienen un menor riesgo de cáncer de ovario.

Cirugía ginecológica: La ligadura tubárica puede reducir la probabilidad de cáncer de ovario en hasta dos tercios.

Medicamentos para la fertilidad: Los medicamentos para la fertilidad parecen aumentar el riesgo del algunos tumores ováricos.

Cáncer de mamas

cáncer mama

Imagen referencial

En este caso son numerosos también los factores implicados en esta patología, y gran parte de ellos se comparten con la patología ovarica. Sin embargo mención aparte merece:

Terapia hormonal de reemplazo: los estudios han señalado este riesgo, especialmente en casos de usarla por largos periodos.

Lea también: ¿Sabías que hay infecciones vaginales que pueden ser asintomáticas?

Los siguientes  factores son comunes a la predisposición para el  cancer de mama y ovario:

 Antecedentes relacionados con la reproducción: las mujeres que tienen su primer embarazo a término después de los 35 años o que nunca tuvieron un embarazo a término tienen un mayor riesgo de cáncer. La lactancia puede reducir el riesgo aún más.

Edad: este tipo de patologías es poco común en las mujeres menores de 40 años, y la mayoría se origina después de la menopausia.

Obesidad: las mujeres obesas tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario y mamá.

Antecedentes familiares de cáncer de ovario, del seno o cáncer colorrectal: el riesgo de cáncer de ovario aumenta si su madre, hermana o hija tiene, o tuvo, cáncer ovárico. Un antecedente familiar de algunos otros tipos de cáncer, como el cáncer colorrectal y el de seno, está vinculado a un mayor riesgo de cáncer ovárico. Esto se debe a que estos cánceres pueden ser causados por una mutación hereditaria en ciertos genes que ocasiona un síndrome hereditario de cáncer.

Síndrome hereditario de cáncer de seno y ovario: Este síndrome es causado por mutaciones hereditarias en los genes BRCA1 o BRCA2.

Es importante señalar que los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Dependerá también de los favores externos como la alimentación y el estrés que también pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad.

Fuente: cancer.gov

Por. Dra. Peggi Piñango