Actualmente los jugos detox o las merengadas proteicas se han vuelto muy “común”, sobre todo en las personas que entrenan como en las que desean bajar de peso, ya sea por lo sencillas que son de realizar o por lo practico que son para una merienda o para después de realizar una actividad física.

Sin embargo hay que tener mucho cuidado con ellos, en especial las merengadas. Estos pueden contener más proteínas de lo que necesitamos realmente y la consecuencia podría un efecto rebote. Por esta razón es importante leer bien las etiquetas antes de adquirir una bebida proteica.

Por su parte, la nutricionista Mariana Legonía, explicó que antes de someternos a un régimen alimenticio debemos acudir con un especialista, que sea quien diseñe el plan de alimentación que cumplir y luego convertirlo en un hábito, “no podemos estar siempre a dieta”.

Foto Referencial

Asimismo indicó que no debemos realizar dietas muy estrictas ya que lo estaríamos perdiendo es grasa muscular, “perderíamos peso, pero lo recuperaríamos muy rápido”.

Comentó que lo ideal, es cumplir con el plan de alimentación que propone el especialista y acompañarlo con una rutina de entrenamiento.

Lea también: Aprende a balancear tu metabolismo

Beneficios de las Merengadas proteicas

No obstante, las merengadas proteicas no son tan malas si se toman con prudencia y bajo la observación de un nutricionista. A continuación sus beneficios.

Facilitan tu entrenamiento: ayudan al cuerpo a recuperarse del ejercicio intenso, debido a que restauran el glucógeno muscular que se consume durante el entrenamiento.

Foto Referencial

Reparan daños musculares: Los batidos de proteínas pueden ayudar a reparar el daño en los músculos, consecuencia de deportes extremos o de entrenamientos muy fuertes.

Evitan infecciones: Las personas que consumen batidos proteicos son menos propensas a contraer infecciones. También ayuda a eliminar los dolores musculares en general y evitan que te agotes rápidamente.

Con Información de:  proteinas.org.es

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad