¿Cuántas calorías tiene esto? ¿Si me lo como debo hacer más cardio para bajar esas calorías? ¿Y si me como esto y mañana hago una dieta líquida? Seguramente tú también llevas una lucha con las calorías. Y es que por lo general, las personas que nos preocuparnos por lo que comemos estamos pendiente de cuántas calorías tiene cada comida, y esto es un completo error.

Para la nutricionista Lorena Farías, ese dañino hábito de contar las calorías que ingerimos es una obsesión que debemos superar. Ya que ellas más allá de ser nuestras enemigas, debemos verlas como unas aliadas, sobre todo, porque su aporte calórico es fundamental para poder rendir de forma apropiada en nuestras actividades rutinarias.

Foto Referencial

Lea también: Cuidado con las merengadas proteicas y los jugos detox (+ video)

No te obsesiones

Las calorías son la principal fuente de energía que tiene el organismo. Es cierto que debemos cuidar el aporte calórico si deseamos conservar la línea, aunque no debe ser una obsesión, a la hora de comer o de ejercitarnos.

El cuerpo por sí solo consume energía. Esto incrementa aún más cuando tenemos un mayor número de fibras musculares, es por eso que las personas que practican algún deporte consumen más calorías cuando están en reposo.

Foto Referencial

Obsesionarse por llevar la cuenta de las calorías puede hacer que en muchos casos que consumamos menos cantidades de las que verdaderamente requerimos y por lo tanto nos hallemos bajos de energía a la hora de realizar nuestras rutinas diarias.

A la hora de comer es recomendable escoger alimentos por tipología en vez del número de calorías, es decir, ingerir aquellos que nos brindan calorías de buena calidad, como los hidratos de carbono complejos provenientes de los cereales integrales, en vez de consumir alimentos cargados de grasas, que nos aportan calorías de más baja calidad.