Un nuevo estudio, publicado en el American Journal of Hypertension, reveló que las mujeres que tienen varios hijos y se dedican a amamantar durante un tiempo prolongado, reducen considerablemente el riesgo de tener hipertensión arterial tras la menopausia.

Este sería uno más de los beneficios que amamantar supone para las madres.

Lea también: ¿Diabetes? Cuidar tus encías es necesario

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos de 3.119 mujeres posmenopáusicas mayores de 50 años y no fumadoras, procedentes del ‘2010-2011 Korea National Health and Nutrition Examination Survey’.

Los resultados mostraron que aquellas que habían amamantado a más niños –entre 5 y 11– tuvieron un 51 % menos probabilidades de presentar hipertensión después de la menopausia.

Además, las que más años pasaron amamantando a sus hijos –entre 8 y 27 años en total– registraron un 45 % menos riesgo de padecer esta enfermedad.

lactancia materna

Foro referencial

Una razón de peso

Según los investigadores, la lactancia materna puede favorecer el restablecimiento del metabolismo de la mujer tras el parto y reducir el riesgo de enfermedades asociadas a la obesidad.

Por estas razones, es posible que favorezca la disminución del riesgo de padecer hipertensión tras la menopausia.

Explican que, debido a que el metabolismo materno, como la reserva de grasa y la resistencia a la insulina, puede restablecerse gracias a la lactancia después del parto, se reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades ligadas a la obesidad.

Por otra parte, el estudio indica que la lactancia materna fomenta la segregación de oxitocina, que algunas investigaciones anteriores han relacionado directamente con una reducción en el riesgo de padecer este tipo de enfermedades.

De allí que el autor principal del estudio, Nam-Kyong Choi, haga hincapié en la importancia de dar el pecho a los hijos también para el beneficio de la salud de la madre a largo plazo.

Con información de webconsultas