Si eres de los que se come su almuerzo sentado en el escritorio en menos de veinte minutos, y además quedas con hambre, este artículo te viene como anillo al dedo.

Vivimos en tiempos apurados, todo lo que hacemos viene con un retraso de ejecución que ni nosotros mismos entendemos. Constantemente nos quejamos de la falta de tiempo y de lo maravilloso que sería si el día durara más horas.

Sin embargo, el problema no está en el reloj; el lío lo tenemos nosotros que siempre queremos abarcar más de lo que podemos manejar, dejando de lado actividades tan vitales como tomar nuestra hora de almuerzo o el tiempo de calidad para desayunar y cenar.

Por eso lo que pretendemos hoy es hacerte caer en la cuenta de que tienes las herramientas en tus manos y de que con un poco de organización, determinación y conciencia puedes lograr tener un día en equilibrio sin dejar de comer, y aprovechar ese tiempo de calidad, que es tuyo y para tu bienestar.

Lea también: Alimentos que desinflaman

Lo más importante en este sentido es tomar conciencia de que comer es vital, de hecho, una de las actividades más valiosas para nuestro organismo que hacemos en el día.

Por eso hay que hacerlo de una manera bonita, armoniosa, saludable, sin estrés, ni apuros, eso todavía es más importante. Hay que tomarnos el tiempo de degustar y saborear lo que nos gusta, de reconocer las sensaciones y de disfrutar ese momento.

Para ello existen algunos consejos que debemos tomar en cuenta que, aunque parezcan muy sencillos, e incluso tontos, a veces se nos pasan. Cuando los seguimos podemos ver una gran diferencia, nos sentimos  tranquilos, relajados y satisfechos.

  • Siéntate a la mesa cómodamente: derecho, con la espalda bien recargada en la silla.
  • Enfoca tu atención en las sensaciones del cuerpo.
  • Relájate: puedes cerrar los ojos o dar gracias antes de comenzar a comer.
  • Saborea tu comida: disfruta los diferentes sabores, toma conciencia de los alimentos y de los beneficios que te aportan.
  • Aparta el teléfono y no enciendas la tv. Si estás comiendo, solo disfruta de tu comida y de ese momento a solas. Si comes acompañado, es preferible tomar ese tiempo para conversar un poco.
  • Tómate tu tiempo para comer: por lo menos unos veinte minutos, de esa forma quedarás satisfecho y aprovecharás mejor los beneficios de los alimentos.
  • Conéctate: toma ese momento para conectar contigo y tus sensaciones.
  • Inhala y exhala: come con serenidad y conciencia. Explora el placer de comer.

La nutrición tiene un papel primordial en nuestra vida, por eso es indispensable que lo hagamos bien y de manera armoniosa, ya que de eso depende nuestra salud y rendimiento.

No podemos saltarnos las comidas o comer mal por falta de tiempo. Al contrario, comer de manera consciente requiere que nos organicemos y establezcamos el tiempo adecuado para disfrutar de nuestras comidas sin distracciones ni ansiedad.

Inspirulina-