La voz sin duda alguna forma parte de nuestro día y día como una manera de comunicarnos con otra persona, por lo que cuidarla debe estar en nuestras prioridades para evitar daños a nivel de la garganta, vías respiratorias y por supuesto, en las cuerdas vocales. En el video, la Dra. Jacqueline Alvarado, otorrinolaringólogo, nos habló sobre las Patologías vinculadas con la voz

Expresó que son varios los factores por lo que las cuerdas vocales pueden verse afectadas y enfermar nuestra voz, el diagnostico solo debe ser dado por la parte médica y el tratamiento dependerá de cada caso.

Foto Referencial

Lea también: Alivia naturalemente el dolor de garganta

Alvarado, también dio algunas recomendaciones para mantener la voz en buenas condiciones, ellas son:

  • Lleva una dieta con rica en vitaminas y minerales que permitan el correcto estado de las mucosas.
  • Bebe abundante agua para asegurar la humedad de las vías respiratorias y el buen funcionamiento de las cuerdas vocales.
  • Evita los líquidos muy fríos o muy calientes que dañan la faringe y laringe pudiendo afectar la voz. Intentar incorporar el hábito de consumir alimentos y bebidas a temperatura ambiente.
  • Elimina las comidas muy picantes y el exceso de alcohol, pues ambos factores pueden favorecer el reflujo desde el estómago hacia la laringe lo cual puede irritar este último órgano, provocar molestias y afecciones vocales.
  • Reduce la exposición al humo del tabaco o ambientes con humo de otros orígenes, pues irritan y producen sequedad en la laringe lo cual puede dañar severamente las cuerdas vocales.
  • Usa un tono e intensidad de voz adecuada, sin gritar, murmurar ni carraspear con frecuencia.
  • Evita hablar cuando se padece enfermedades de las vías respiratorias altas, por ejemplo: faringitis o laringitis, así como también debemos evitar hablar cuando realizamos un esfuerzo o ejercicio físico, cuando el flujo de aire no es el habitual.
  • Evita las temperaturas ambientales extremas y los cambios bruscos en las mismas. El aire acondicionado en exceso y la calefacción elevada resecan el ambiente y también afectan la laringe.
Comenta y se parte de nuestra comunidad