Hay situaciones en la vida, que no sabemos cómo manejar y por ello dejan heridas profundas dentro de nosotros que hasta pueden cambiar la forma en que nos relacionamos con los demás. El educador y psicoterapeuta Oscar Misle, nos habla de sus libro: Heridas que muerden, heridas que florecen, una guía para transformar las vivencias negativas en aspectos positivos.

Misle, también cofundador de Cecodap, Organización Venezolana para promover la convivencia sin violencia, a través de este libro busca ofrecer una serie de historias con  las que el lector puede identificar, conocerse y saber qué es lo que está padeciendo. “Cuando yo tengo problemas para relacionarme, para vincularme con otros, para vivir la intimidad, para poder confiar,  para poder mostrarme y poder ser yo, tengo que preguntarme ¿qué hay?, porque seguramente puede haber una herida que puede venir desde la inicial que es la del ombligo, que queda allí como para acordarnos que somos heridos. En el momento en el que la reconozco sé que voy a pasar por una etapa de dolor, porque reconocer una herida duele” señaló el especialista.

Foto captura

Para Misle el propósito de Heridas que muerden, heridas que florecen, es que el lector pueda transformar sus problemas en fortalezas  y oportunidades para que pueda sacar un provechoso aprendizaje de ello.

Comenta y se parte de nuestra comunidad