Uno de los problemas más comunes en los corredores durante las
carreras son los problemas gastrointestinales y las punzadas laterales. Lo
que ingerimos antes y durante la carrera, los niveles de sodio, la
deshidratación y el mismo ritmo de carrera, son factores que pueden hacer
que desarrollemos problemas gastrointestinales (GI) durante la carrera.

Artículo recomendado: Tips para prevenir las punzadas laterales al correr 

Durante el ejercicio, el proceso digestivo se ve comprometido pues, como es de
esperar, la sangre se dirige hacia los músculos que se encuentran en una situación
de demanda de oxígeno. En consecuencia, nuestro sistema digestivo se vuelve
menos eficiente al momento de procesar los líquidos y alimentos que ingerimos.

Sumado a esto, la deshidratación compromete aún más al sistema
gastrointestinal. Si tomamos por último, que en una competencia podemos
hacer variaciones de ritmo y que ellas van a crear una mayor exigencia de
oxígeno en los músculos y por ende una mayor desviación sanguínea desde
nuestros órganos hacia los músculos, comprendemos por qué estos problemas se
presentan con tanta frecuencia en las carreras.

A continuación, compartimos con ustedes 5 consejos para evitar los problemas gastrointestinales durante la carrera:

Ten un plan nutricional y ensáyalo durante los entrenamientos, incluyendo lo que vamos a desayunar antes de la carrera y lo que consumiremos durante la
misma (geles y agua). Este ensayo nos permitirá saber a priori qué alimentos nos
es difícil digerir previo a la carrera, qué cantidad de geles necesitamos consumir
dependiendo de la distancia que vayamos a correr y cuánta agua y bebidas
isotónicas debemos ingerir antes y durante la carrera.

Evita los alimentos con alto contenido de fibra la mañana de la carrera o incluso el día antes. La fibra retrasa el vaciamiento gástrico y estimula el proceso intestinal, , y esto puede ser un problema durante una carrera.

Te invitamos a conocer los Alimentos que debes evitar antes de salir a correr 

La hidratación es importante. Muchos de los casos de diarreas durante o
posterior a la carrera se deben a los niveles de deshidratación que presentan los
runners o poca ingesta de líquidos que acompaña al consumo de geles y no a la
incorporación propiamente dicha de los geles o bebidas isotónicas como se
pudiera pensar.

Acompaña los geles con agua y no con una bebida deportiva, pues la
combinación puede contener más azúcar de lo que el cuerpo puede procesar, esto
podría deshidratarte más auno o puede conllevar a problemas GI.

Lee más en Cómo consumir los geles y las gomitas energéticas vía
@sandrasuareznut

Alterna la ingesta de bebidas isotónicas con agua (acompañada o no de gel) en el punto de hidratación siguiente. Ingerir pequeñas cantidades de gel con mayor frecuencia puede ayudar a evitar los dolores estomacales.

Te recomendamos leer Problemas estomacales asociados al ejercicio escrito por el nutricionista Adolfo Rocha.

Soy Maratonista

Comenta y se parte de nuestra comunidad