Cada 12 de marzo se celebra el día mundial del glaucoma, y esta es el conjunto de trastornos del ojo que provocan daño al nervio óptico. Se conoce que es la segunda causa de ceguera en el mundo, luego de las cataratas. El glaucoma, a diferencia de las demás patologías causas una ceguera irreversible y se calcula que más de ocho millones de personas en el mundo sufren de ella. La oftalmóloga María Elena Reverón, nos habla en video de este trastorno.

En la mayoría de los casos, el glaucoma se asocia a una presión dentro del ojo más alta de lo normal, una condición que se conoce como hipertensión intraocular. Sin embargo también puede darse cuando la presión intraocular (PIO) se encuentra en niveles normales. De no ser tratado o controlado, el glaucoma provoca, en primera instancia, una pérdida de la visión periférica y finalmente puede conducir a ceguera.

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se tapa y el fluido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico que es muy sensible, llevando a la pérdida de la visión.

glaucoma-a-tu-salud

Lea también: Los ojos también sufren de estrés

Síntomas del glaucoma

El glaucoma es muchas veces llamado el “ladrón silencioso de la vista”, ya que, en la mayoría de los casos, no se presenta con dolor u otros síntomas hasta que se llega a un nivel perceptible de pérdida de visión permanente.

Por esta razón es que el glaucoma progresa de forma indetectable hasta que el daño al nervio óptico ya es irreversible, provocando pérdida permanente de visión en diferentes grados.

Con frecuencia, no hay síntomas molestos o dolorosos, pero estos pueden ser algunos de los síntomas:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Náuseas y vómito
  • La aparición de halos color arcoíris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión

¿A quiénes puede afectar?

El glaucoma puede afectar a las personas de todas las edades, desde los bebés hasta los adultos mayores. Aunque todos estamos a riesgo, los adultos mayores y familiares son los más propensos a sufrir esta patologia ocular. Asimismo,  las personas de ascendencia africana, los diabéticos, los que usan esteroides de manera prolongada y las personas con presión intraocular elevada.

Foto Referencial

Lea también: Cómo afectan las cataratas a los ojos

Comenta y se parte de nuestra comunidad