La vagina al igual que nuestra piel, es un órgano con un pH ácido, en equilibrio. El valor de pH vaginal sano está entre 3.8 y 4.5, este nivel de acidez es debido a los lactobacilos, bacterias dentro la vagina que producen ácido láctico que reduce el valor del pH.

La importancia del pH vaginal

El entorno ácido de la vagina es una barrera natural para la infección e irritación, ya que contiene el crecimiento de microbios perjudiciales que prefieren un entorno menos ácido, como por ejemplo la Candida albicans, un hongo que produce las infecciones vaginales más frecuentes. Si el pH se mantiene ácido, la posibilidad de infección va a ser baja, y la vagina tiene un entorno ácido no solo se beneficia las vías genitales femeninas si no también las vías urinarias.

Tan pronto el valor del pH vaginal aumenta por encima del valor de 4.5 muchos microorganismos patógenos tales como bacterias, hongos y parásitos, aprovechan la oportunidad para desarrollarse y crecer, causando eventualmente una infección. Esto puede ocasionar síntomas como secreción, mal olor, comezón y otras molestias vaginales.

Los cambios en el valor del pH generalmente están conectados con la vaginosis bacteriana.

pH vaginal

Foto referencial

Lea también: Las claves del orgasmo femenino

Factores que pueden modificar el pH vaginal y causar infección:

1) Relaciones sexuales. Si hay eyaculación intravaginal, aunque que el semen sea sano, su pH es alcalino, por lo que al entrar en contacto con la vagina va a modificar transitoriamente los niveles de acidez, de igual manera ocurre con el líquido preseminal que es alcalino y cuya función previamente es aumentar el pH intravaginal para mejorar las condiciones de viabilidad de los espermatozoides a ser eyaculados, muchas mujeres se quejan que después del sexo vaginal tienen disconfort o desarrollan infecciones. Tu médico debe prestar atención a éste síntomas y tomar las medidas pertinentes.

2) Lactancia, postparto y menopausia: durante estas condiciones especiales de la mujer, debido a los cambios hormonales se produce un aumento del pH vaginal y esto puede predisponer a algunas mujeres, no todas a tener resequedad vaginal y vaginosis bacteriana.

3) Consumo de ciertos antibióticos, éstos no solo arrasarían con la flora patógena que queremos eliminar, sino con floras saprofíticas como la vaginal y la intestinal, causando otras infecciones.

4) Algunos tipos de anticonceptivos también pueden inducir a resequedad vaginal.

vagina

Foto referencial

Lea también: Curiosidades del semen

Al estar próxima a la vía urinaria, la vagina esta íntimamente relacionada con ella desde el punto de vista anatómico y funcional, las alteraciones vaginales pueden ser la antesala a las infecciones de la vía urinaria en la mujer es por ello que es de vital importancia acudir a tu ginecólogo para las evaluaciones periódicas correspondientes y de presentar simultáneamente infecciones urinarias, acudas también a tu urólogo de confianza, la resequedad vaginal trae muchos inconvenientes a la mujer y son varias las causas, también puede ser una causa frecuente de dolor vaginal durante las relaciones sexuales a esto se le conoce como dispareunia, lo más importante es que no pases inadvertidos estos síntomas y siempre consultes a tu médico.

Dr. Fernando J Serrano R-01