La cebada es una buena fuente de hierro, azufre, cobre, zinc y magnesio, que además de resultar fundamentales para un buen estado de la piel. También la actividad digestiva general se ve tonificada por su contenido enzimático, razón por la cual se aconseja que se incluida en la alimentación.

La cebada es un cereal que tiene propiedades emolientes, refrescantes y depurativas. Perteneciente a la familia de las gramíneas, se conoce que fue uno de los primeros cereales cultivados en los márgenes del Mar Caspio.

cebada-a-tu-salud

Foto Referencial

Es rico en antioxidantes como la vitamina C y B, que aumentan la destrucción de las grasas, reducen la cantidad de tejido adiposo. Además, su alto contenido de oligoelementos como el hierro, azufre, cobre, zinc y manganeso la convierten en un alimento aliado para el proceso de crecimiento.

Si se cocinan de 15 a 30 gramos en un litro de agua, se puede emplear dicho líquido para hacer gargarismos cuando se tiene inflamación de garganta.

Además, el agua de cebada con limón, es muy efectiva para tratar problemas en los intestinos y en el tracto urinario, sobre todo la cistitis y el estreñimiento.

El consumo periódico de cebada es bueno para los casos de: problemas hepáticos y biliares, estrés, reuma, edemas, rigidez articular, lactancia, osteoporosis, dispepsia, tumores de color y estómago, depresión, menopausia, ansiedad, estreñimiento, anemia, convalecencia, afecciones coronarias, diabetes, arterosclerosis, debilidad, gastritis, colesterol alto, afecciones pulmonares, cistitis y próstatitis.

Lea también: AUDIO | Pechuga de pato en salsa de fresas con risotto de cebada, coco y cacao

Otras recetas con cebada

Son muchas las recetas con la que puedes acompañar la cebada, es por eso que recomendamos este rico y sencillo plato de cebada al cilantro. Toma nota de los ingredientes y preparación

Ingredientes

  • 1 taza de cebada
  • 5 tazas de agua
  • 1 cucharada de consomé de pollo en polvo
  • 2 puños de cilantro
  • 1 ají dulce, preferiblemente ver
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de mantequilla
cebada-para-la-digestión

Foto Referencial

Preparación

Lavar la cebada con un poco de agua fría para eliminar la tierra o cualquier impureza que tenga.

Por otro lado, en una olla derretir la mantequilla a fuego bajo, cuidado que no que queme. Previamente bien escurrida la cebada agregar al sartén y remover constantemente por unos 10 minutos.

Luego en la licuadora agregar las 5 tazas de agua, el consomé, el ajo y el ají, licuar bien y luego vaciar el contenido en la cebada. Cocinar a fuego bajo hasta que se evapore todo el líquido.

La cebada es de consistencia ligeramente crocante, no queda tan suave como el arroz por lo que no te preocupes si crees que no se ha cocido.

Sirves y decoras con cilantro fresco y así lo prefieres, agrega unas gotas de limón y ¡buen provecho!

Lea también: Harina de avena

Fuente: ATS y mejorconsalud.com