El sexo tántrico en occidente se ha interpretado de varias formas, formándose mitos y creencias sobre esta práctica originaria de la cultura oriental, en la que la energía y el conocimiento del cuerpo son fundamentales para el goce pleno de la intimidad. Además de brindar placer, esta ciencia espiritual aporta beneficios físicos, mentales y espirituales que pueden cambiar la perspectiva superficial de la sexualidad.

Juan Carlos Priyananda, especialista en yoga y medicina ayurveda, desmitificó el sexo tántrico al exponer de manera detallada cada una de las características que lo definen.

Para empezar, se debe aclarar lo que significa el tantra: “ciencia espiritual que estudia el cuerpo humano. Pero lo examina de adentro hacia afuera. No es un estudio de afuera hacia adentro”.

Con el tantra se puede convertir una sensación de orgasmo “pequeña” en una expansión orgásmica que recorre todo el cuerpo, diferenciada de la explosión (eyaculación) enfocada solo en los genitales.

La premisa fundamental de esta ciencia es abrirse al placer de una manera consciente y controlada. Borrar los vestigios de los recuerdos corporales negativos para hacer catarsis y sacar todas las ideas impuestas por otros.

En el caso de la mujer, cuando se practica sexo tántrico se evita el clímax a través del clítoris, que se podría equiparar a la eyaculación masculina, que dura solo unos pocos segundos. En cambio, el tantra busca el orgasmo expansivo o multiorgasmo prolongado que se siente y recorre el cuerpo, provocando placer intenso.

Por otra parte, la figura masculina en la sexualidad tántrica tampoco busca acabar a través del órgano sexual, sino conseguir esa energía que asciende por el cuerpo (multiorgasmo) y que produce placer en todo el organismo, esta sensación fue calificada por Priyananda como “la fuente de Dios”.

¿Por qué el tantra va al sexo? Porque el sexo es la raíz. Porque el sexo representa a la vida humana. Cuando estamos abiertos al placer podemos disfrutar y hacer de cualquier cosa una experiencia orgásmica. Por eso el tantra no está buscando un orgasmo único, busca un orgasmo como experiencia de vida constante”.

Los chakras y el sexo tántrico

El tantra ha revelado que el cuerpo tiene vórtices de energía: los 7 centros chakras. A medida de que se va ascendiendo por el torso hasta la cabeza, los elementos son menos densos, más sutiles.

Los genitales, que representan al primer chakra, son la raíz. Para que fluya la energía hacia los vórtices superiores se debe iniciar desde la base: el sexo. “Si no has resuelto la situación de tu raíz no puedes ir arriba, porque si tu raíz está podrida y no está fuerte no vas a poder florecer”, explicó Priyananda.

Si la descarga se produce en los genitales, esa energía no puede ascender por el resto de los chakras, ocasionando una pérdida del vigor en la persona. En el sexo tántrico la experiencia del orgasmo y la eyaculación están separadas. Se puede tener orgasmo sin eyaculación. En el tantra la eyaculación es inorgasmo.

Cuando el hombre tiene control de la eyaculación, según la filosofía del tantra, esa eyección puede ir con intención, una vez que se acumula la energía suficiente y se tiene la posibilidad de alejarse de esa experiencia “momentánea”.

Se es consciente de que esa energía es para lograr cosas en la vida. Cuando no la descargas a través del primer chakra (genitales), puedes quedarte con esa energía cargada que te acerca más a la fuente del placer”.

El rol del hombre y la mujer

En el tantra el hombre representa el polo positivo y la mujer el negativo. Físicamente esta premisa es evidente: el pene está proyectado hacia afuera y la vagina hacia adentro. Esto ocasiona que el varón esté, por naturaleza, más enfocado en aspectos más superficiales (genitales) que las mujeres.

Para la mujer su órgano genital es algo interno, es algo que no puede mirarse. Por eso, están más enfocadas en buscar e indagar sobre su sexualidad de una manera más profunda y menos superficial.

Los genitales como polaridad para la mujer son un misterio, porque es un órgano sexual interno, por lo tanto ella viene más conectada con el corazón. Para que un hombre pueda conectarse con el polo negativo de la mujer, que son sus genitales, necesita primero conectar con el corazón de ella”.

El organismo de la mujer está proyectado en los senos, que representan la polaridad positiva de su cuerpo físico. Ella viene conectada con esa parte, representada por el amor, la intuición y el cuidar.

Ambos sexos se complementan, pero para que esta simbiosis se produzca debe haber orgasmos y placer. Priyananda aclaró que cualquier actividad que no produzca orgasmos crea un daño en el ser. “Si el hombre eyacula y no genera orgasmo en la mujer ocasiona un trastorno en ella. Lo que nos trajo al mundo fue un orgasmo. Por eso puedes retornar a ser quien tu eres si profundizas en ese orgasmo en sí.

Pasos para iniciarse en el sexo tántrico

  1. Estudiar la respiración: base principal para oxigenar el cuerpo y generar más energía. Respirar de manera consciente y profunda permite percibir la excitación durante el acto sexual. Respirar con placer. Inhalar por la nariz y exhalar por la boca ayuda a abrir los canales energéticos.

  1. Sonido en la respiración: exhalar pronunciando la letra “a” ayuda a impulsar la energía dentro del cuerpo. Esos sonidos deben ser similares a la excitación durante el acto sexual (sonidos orgasmicos). Eso ayudará a que también disfrutes “orgasmicamente” otros aspectos de tu vida.

  1. Movimiento: Antes de ir al acto sexual el cuerpo debe estar flexible y no rígido para que la energía pueda fluir y no explote en el primer chakra. Esos movimientos también ayudan a que las personas se liberen de memorias corporales del pasado, que pueden ser de abusos de maltratos, de traumas en pareja o de mensajes negativos.

  1. Preparar el espacio: el lugar donde se consuma el acto sexual debe estar siempre óptimo. Inciensos, velas y música agradable pueden favorecer la sexualidad y hacer de eso un momento especial.

Cuando empiezas a ver la sexualidad como un juego, todas las ideas negativas que puedas tener en tu cuerpo van desapareciendo. El tantra intenciona esa energía negativa y la convierte en positiva”.

Puede contactar al maestro Juan Carlos Priyananda:

Instagram: @radiodesnuda

Twitter: @priyatantrayoga

Facebook: PriyaTantra Juan Carlos Sendin y radio desnuda