El orgasmo del varón es uno de los mecanismos de la fisiología masculina más perfectos. Los trastornos del orgasmo en los hombres son un padecimiento afortunadamente infrecuente, evaluándolo desde el punto de vista evolucionista, debido a que está tan sincronizado con la eyaculación que es extremadamente necesario para la función reproductiva, y la naturaleza perfecta de la anatomía humana así lo estipula y lo preserva.

Ahora bien, no todos los orgasmos están indisolublemente acompañados de la eyaculación. Se puede eyacular sin orgasmo y viceversa. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones forman un solo complejo que se manifiesta en el clímax de la relación sexual.

orgasmo masculino

Foto referencial

Lea también: Los secretos de la excitación sexual masculina 

Los orgasmos tienen una ubicación geográfica y son los músculos perineales, entre ellos el elevador del ano, donde ocurren las contracciones placenteras que se expresan durante el clímax masculino. En efecto, si se detalla, durante el sexo al llegar al orgasmo hay contracciones involuntarias del esfínter anal.

Allí radica el secreto sobre por qué la estimulación del ano desencadena orgasmos más placenteros e intensos en el hombre, aunque se atribuya al Punto G masculino, conocido como punto P (Próstata).

Algunos varones manifiestan que al llegar al clímax con estimulación prostática de la pareja tienen mejores orgasmos, otro grupo indican que no tanto, pero la mayoría sí coincide en que la estimulación del esfínter anal les produce mejores climax.

Independiente que les guste o no, todos los hombres llegan al orgasmo por las contracciones de los músculos del piso de la pelvis entre los cuales se destaca el elevador del ano y esfínter anal.

La Eyaculación, el otro proceso integrado por medio del cual se expulsa el semen masculino. Está a su vez divida en dos etapas, la primera es la fase de emisión en la cual los espermatozoides son impulsados hacia la cavidad contenedora conocida como uretra prostática, allí se mezcla con los fluidos elaborados por la próstata, las vesículas seminales y las glándulas bulbouretrales, para formar el semen como tal, el cual se mezcla en una cámara de alta presión lista para ser eyectada en la fase de expulsión.

Lea también: El pH Vaginal y las infecciones genitourinarias

curiosidades sexo

Foto referencial

La Eyaculación es la expulsión discontinua, rítmica y espasmódica del semen, el primer chorro supera la velocidad de los 50 km/h, los siguientes van disminuyendo en velocidad y en intensidad, las contracciones rítmicas de los músculos perineales son placenteras y constituyen el orgasmo, se producen en general de unas 10 a 15 contracciones sucesivas, a razón de 0,6 segundo las primeras, haciéndose más rápidas las finales hasta 0,1 segundos.

Lea también: Las claves de la lubricación sexual femenina

Contrario a los que muchos creen al igual que las mujeres el varón también puede ser multiorgásmico, solo que este proceso requiere un entrenamiento especial para poder ser desarrollado, en contraste con su par las mujeres, donde puede ser un evento natural y espontáneo.

Curiosamente por ser de baja frecuencia en su presentación, los trastornos del orgasmo masculino tales como la anorgasmia y el orgasmo retardado son las disfunciones sexuales menos estudiadas. Existen muchos factores orgánicos y psicosexuales que pueden ocasionar su desarrollo, sin que exista un tratamiento farmacológico eficaz, siendo la terapia sexológica especializada la herramienta más útil para tratar estos trastornos.

Dr. Fernando J Serrano R-01