La piel es órgano más extenso que tenemos, el cual desempeña un papel vital a la hora de regular la temperatura corporal actuando como barrera para proteger el cuerpo al enfrentarse a las infecciones.

Cuando la piel no es capaz de retener la humedad y prevenir la pérdida de la hidratación, es menos eficaz a la hora de trabajar como barrera efectiva, por lo que seguidamente se puede observar en ella:

  • Resequedad
  • Rigidez
  • Enrojecimiento
  • Picazón
  • Agrietarse (casos extremos)

Foto Referencial

Lea también: Sin medicamentos la piel también se enferma

Para evitar que eso ocurra, presentamos un remedio casero, sencillo y efectivo para ayudar a la piel a hidratarse. Para eso necesitarás:

Ingredientes y preparación

  • Avena en hojuela
  • Bolsa de tela de algodón

Llena la bolsa con las hojuelas de avena, ciérrala y sumérgela en agua fría o caliente, luego estruja la bolsa sobre la zona afectada de la piel varias veces al día y así evitaras la deshidratación y el dolor que puede generar.