Las plaquetas son un tipo de células que forman parte de los componentes de la sangre y su función es primordialmente la relacionada al proceso de la coagulación. Sin embargo también es ampliamente conocido su papel en la cicatrización de las heridas mediante la liberación de factores de crecimiento, promoviendo la formación  y recuperación de los tejidos. Su uso en este sentido se inició en el campo de la odontología y traumatología, y posteriormente se inicia su aplicación en el campo de la ginecología. Se denomina entonces como PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP),  un derivado autólogo,  es decir proveniente del mismo paciente a tratar, que se obtiene de la centrifugación de una muestra de sangre y que contiene una alta concentración de plaquetas.

Foto Referencial

¿Que utilidad tiene para los ginecólogos esta técnica?

La principal utilidad del PRP es en el proceso de atrofia urogenital, también conocido como resequedad vaginal, patología que se presenta en aproximadamente un 50 % de las mujeres menopausicas debido al adelgazamiento de la mucosa vaginal y la piel de los genitales como consecuencia de la disminución de los niveles de estrógenos sanguíneos, en relación al cese de la función de los ovarios. Aunque la primera opción de tratamiento en estos casos es la utilización de hormonas vía local, no todas las pacientes son candidatas para este método, de tal forma que la utilización de PRP se convierte en una excelente opción con resultados favorables en cuanto a la respuesta satisfactoria de las pacientes.

Foto Cortesía

Aquellas pacientes con Liquen Escleroso y atrofico genital: esta patología que observamos en la menopausia, se caracteriza inicialmente por la aparición de manchas blancas en la  piel de la región perineal y perianal, es decir el área que rodea la vagina y el ano, y el consiguiente adelgazamiento y atrofia de la piel de esta zona, esta produciendo una estrechez importante del introito vaginal, imposibilitando la vida sexual.  Ya contamos con estudios clínicos en la literatura médica que demuestran la eficacia del PRP en esta patología.

Otro derivado de las plaquetas que se obtiene igualmente por un proceso de centrifugación y posterior  gelificación para formar una sustancia de aspecto más sólido, es el PLASMAGEL, que se utiliza para la infiltración del punto G femenino, logrando un aumento de la vascularización en esa zona y una mayor y mejor sensación con el roce de la misma durante la relación sexual. También se utiliza en los casos de desear un aumento del volumen de los labios mayores, que pierden su grosor normal con el transcurso de los años.

Lea también: 5 soluciones para la incontinencia urinaria

¿Como es la técnica para la aplicación del PRP vaginal o vulvar?

Es un procedimiento sencillo y ambulatorio. Como todo acto médico debe contar con las medidas de antisépsia adecuadas y  debe ser llevado a cabo por médicos entrenados para este fin.

-Previamente la paciente debe acudir al médico ginecólogo para realizar un examen físico completo y descartar la presencia de infecciones ginecológicas, además de realizar la toma de muestra para citología.

-Se solicita un examen de orina simple reciente para descartar infecciones urinarias, casos en los que está contraindicada la aplicación de PRP vaginal o vulvar.

-El día de la cita en cuestión se realiza la extracción de la muestra de sangre, aproximadamente 10cc.

-Se procesa la muestra mediante centrifugación por un breve período de 10 minutos.

-Una vez procesada la muestra, inmediatamente se procede a realizar el procedimiento de infiltración del PRP en el área a tratar; generalmente se utiliza anestesia en forma de spray o gel y la técnica es bien tolerada por las pacientes.

-Como medidas o indicaciones posteriores al procedimiento tenemos: reposo sexual por 4-5 días, evitar baños en playa, piscina o sauna por 7 días.

-La paciente puede incorporarse inmediatamente a sus actividades.

La aplicación  de esta novedosa técnica ofrece un tratamiento seguro, sencillo y ambulatorio en el campo de la ginecología y representa una opción importante para las pacientes con las afecciones descritas.

Lea también: Razones por las que no te baja la menstruación

Por. Dra. Peggi Piñango