Sabías qué aún cuando dormimos nuestro cuerpo pide sexo?

Si tal cual como lo estás leyendo, cuando dormimos nuestro cuerpo realiza una serie de actividades fisiológicas sexuales en el hombre conocidas como erecciones nocturnas, son en promedio de 4 a 5, éstas tienen como finalidad realizar el “mantenimiento” de todo el complejo entramado neuro vascular anatómico genital masculino, independientemente del deseo consciente del hombre o de que existan o no sueños húmedos.

La razón es que por la noche es cuando se elevan los niveles de la testosterona, hormona del deseo sexual, y es por ello que es hacia el final de la madrugada y primeras horas de la mañana que más deseo sexual tenemos los hombres, y casi siempre despertamos con alguna erección matutina.

Pero el hombre es el único que se activa de noche, las mujeres también pueden experimentar cambios fisiológicos pélvicos que las pueden llevar a tener orgasmos nocturnos subconscientes, o semiconscientes si obedecen a ensoñaciones eróticas. Al igual que los hombres ellas también poseen el mismo ciclo circadiano hormonal de la testosterona y por tanto es al final de la madrugada y primeras horas de la mañana que más deseo pueden llegar a sentir.

69

Foto referencial

Nuestro cuerpo es sabio y sabe cuán necesaria es la actividad sexual para el organismo, y hace sus propios procesos, independientemente de nuestra actividad consciente cerebral cuando estamos en vigilia. Así que ya saben por qué la mayoría despierta con deseo, con erección y lubricación, y pues cuando el cuerpo pide hay que darle,y si no lo hacemos, el sólito se autosirve.

Lea también: Las claves del orgasmo femenino. Parte 1: zona CUVGA

Que son los sueños húmedos?

La actividad sexual es una necesidad fisiológica que va más allá de las simples funciones reproductivas y recreativas del sexo.

Muchos creen que los sueños húmedos o poluciones nocturnas, son sólo cosas de adolescentes, si bien tienden a ser más frecuentes en estas edades. Pueden presentarse a cualquier edad, no discriminan género, incluso pueden presentarse en personas con parejas estables que tienen una vida sexual más o menos activa.

Durante la noche cuando caemos en sueño profundo se activan una serie de ciclos circadianos y hormonales así como ciertas funciones de mantenimiento fisiológico de nuestro cuerpo. En el hombre por ejemplo las erecciones nocturnas asociadas o no a sueños eróticos, que pueden culminar con una eyaculación inconsciente.

Y es que cuando esto ocurre más allá de la mera actividad fisiológica quizás sea un llamado de tu cuerpo indicando que necesitas sexo.

Por lo tanto si llegas a despertar en la madrugada con una erección, una excitación sexual y de igual forma a primeras horas de la mañana. Recuerda que necesitas sexo y tu cuerpo te lo está diciendo ¡hazle caso!

Lea también: Pene de sangre vs. pene de carne: cuando las apariencias engañan

Dr. Fernando J Serrano