El pezón y la areola forman parte del área mamaria y representan la zona donde terminan los conductos galactóforos encargados de producir la leche materna; aunque no es muy frecuente, en algunas ocasiones acude a nosotros como ginecólogos una paciente quien refiere alguna sensación o molestia en el área del pezón y la areola, tejidos con gran cantidad de fibras nerviosas, especialmente sensibles al frío, al calor o al tacto, y por supuesto a todos los cambios hormonales.

Foto Cortesía

Síntomas mas frecuentes y posibles causas

Prurito o picor: los pezones representan un área sensible, sobresalen de la piel y pueden irritarse con facilidad por múltiples factores como:

El clima frío y seco: puede provocar picazón en todo el cuerpo, incluso en los senos y los pezones. En esos casos recomendamos baños y duchas cortas con agua tibia y después aplicar crema hidratante.

El eccema o dermatitis atópica: puede causar sarpullido en tus pezones y alrededor. Es recomendable evitar ciertos jabones y  lociones con olor, o cualquier tipo de alergeno que desencadene su aparición; hidratar la piel y en algunos casos es necesario recurrir al uso de antialérgicos,

La ropa interior de tejidos sintéticos como lycra o encajes: Si tienes irritación en tus pezones y también en el pecho, es posible que tu piel esté reaccionando al tejido que tiene la lencería. La dermatitis de contacto causará enrojecimiento y picor en las áreas de la piel que entren en contacto con la tela. Verifica si estás usando ropa interior nueva y vuelve a la anterior para comprobar la causa.

Lea también: Conoce los usos del plasma rico en plaquetas en ginecología

El embarazo: en esta etapa es frecuente la sensación de picor en los pezones y dolor en las mamas, síntoma característico del embarazo causado por las hormonas y por el estiramiento de la piel para que tus pechos crezcan y se llenen de leche. Puedes usar aceite de coco y vitamina E tópica para ayudar a disminuir el picor.

La menopausia: en esta etapa de la vida la piel de la mujer se vuelve más fina, más seca y se irrita con gran facilidad, debido a la disminución de los estrógenos en la sangre. La piel se vuelve más áspera por la perdida de la humedad, y se manifiesta con picor en todo el cuerpo, incluyendo pezones y genitales. Se puede combatir usando humectantes diariamente, mezclado con aceites corporales de almendra o coco.

Radiación: el tratamiento para el cáncer de mama puede provocar una picazón severa en los senos y en los pezones, incluso aunque haya pasado bastante tiempo desde que se acabó el tratamiento. La radiación  causa sequedad, ardor y picazón. Se recomienda  utilizar ropa de algodón y beber mucha agua. Los antihistamínicos orales pueden ayudar.

Enfermedad de Paget: aunque no es muy frecuente, una de las causas de picor o prurito en los pezones es este tipo de tumor, que es un carcinoma ductal in situ o cáncer invasor de seno que afecta la piel del pezón y la areola.

Foto Referencial

Secreción láctea sin estar amamantando: este síntoma, denominado galactorrea, puede ser unilateral o en ambas mamas y puede estar relacionado a tumores benignos originados en la hipófisis como son los adenomas, los cuales se manifiestan con una elevación de la prolactina, hormona responsable de estimular la producción de leche en el tejido mamario. También en aquellas pacientes con hipotiroidismo la galactorrea puede ser el primer síntoma, al igual que la ingesta de ciertos medicamentos como algunos tipos de antihipertensivos, tratamientos para las úlceras estomacales, analgésicos derivados del opio, medicamentos para las enfermedades mentales, anticonceptivos, entre otros.

El color de la secreción no indica si es normal. Puede tener una apariencia lechosa, transparente, amarilla, verde o marrón. Apretar el pezón para ver si hay secreción puede empeorarla. Dejar de tocar los pezones puede detener la secreción.

Secreción sanguinolenta: esto ocurre generalmente en forma unilateral y debe ser motivo de evaluación médica para descartar la presencia de un papiloma intraductal; se recomienda su extracción y biopsia.

Como vemos, un síntoma tan sencillo como el prurito en esta área puede representar el inicio de una patología y por tal razón cualquier tipo de molestia debe ser motivo de consulta médica.

Lea también: Lo que debes saber sobre la endometriosis

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad