Los bebés presentan varias crisis de crecimiento a lo largo del tiempo. Estas son a las tres semanas de vida, al mes y medio, a los tres meses, al año de vida. Hay expertos que dicen que las famosas crisis de los cuatro y ocho meses no son de crecimiento, es decir, asociadas con la alimentación –que tienden a confundirse porque el comportamiento es similar– sino que son crisis por cambios de hábitos relacionados con el sueño y la maduración o independencia del bebé.

Con mi bebé atravesé las de las tres semanas, la del mes y medio, la de los tres meses y también la de los cuatro meses y efectivamente para esta última no fue una crisis de alimentación sino de sueño.

A todos los bebés les sucede, pero a los lactantes les pegan más fuerte las crisis. No hay mucho que podamos hacer en estas etapas, el bebé está más demandante tanto de atención como de comida.

Foto Cortesía

Lea también: Importancia de la salud bucal durante el embarazo (+ video)

¡Sí estás produciendo leche!

Mamá lactante, no es que no estás produciendo leche, por favor, no pienses eso y no permitas que nadie te meta eso en la cabeza, estás produciendo lo que tu bebé necesita. Si le acabas de dar pecho y en quince minutos volvió a pedir comida es porque lo necesita y tú se lo puedes dar, la naturaleza es sabia.

No es “Dios mío, no me está saliendo suficiente leche, mi bebé está quedando con hambre”. Nada de eso, es que está creciendo y por ende demanda más.

Mi consejo, paciencia, mucha paciencia. No te desesperes. Vas a sentir que no estás produciendo pero no es así, todo lo contrario. Si te sientes muy agotada, que tu bebé te “secó”, que estás débil, ayúdate con fórmula, no es un pecado. Cuando mi bebé atravesó la crisis de los tres meses tuvimos que ayudarnos con fórmula, le dábamos solo un tetero en la noche, de cuatro onzas y ahí podía descansar un poco física y mentalmente por unas horas.

Lactancia Materna

Foto Referencial

Las de las tres semanas y la del mes y medio fueron iguales. Lloran desesperadamente, no se hallan, tú no sabes qué hacer, pero solo es paciencia y prueba todo lo que a tu bebé lo calme. Si lo calma estar cargado, pues cárgalo, no se va malcriar, si lo calma estar en pañal, déjalo en pañal, si lo calma, escuchar música, bailar, salir a ver los árboles, dar una vuelta, etc., ve probando qué lo calma y aplícalo. Pero sobre todo mucha paciencia y mucho amor, y como siempre les digo, respira, cuenta hasta un millón si es necesario, pero cuenta, calma y cordura que todo pasa.

En este momento mi bebé está a punto de entrar a los ocho meses. Luego les contaré cómo fue nuestra experiencia durante este mes.

Comenta y se parte de nuestra comunidad