El Dr. Jonathan Orozco, urólogo, conversó en A Tu Salud La Revista, acerca de “la cirugía sin huellas”, que es un procedimiento no invasivo para realizar intervenciones quirúrgicas urológicas. Este método puede ser utilizado en personas que sean diagnosticados con algún problema renal, vesical o en su defecto, prostático; afirmando así, que puede producir grandes resultados y una pronta recuperación.

Asimismo, dio a conocer que este método se viene usando desde el año 2000  bajo el nombre de “cirugía mínimamente invasiva”. Dicho procedimiento se realiza mediante la robótica o en su defecto, por laparoscopia con la intención que el paciente no esté expuesto a una cirugía abierta, con todas las complicaciones que estas conllevan.

Foto Referencial

Lea también: Urología en línea 3.0 pone las dudas al alcance de un clic

BENEFICIOS DE LA CIRUGÍA SIN HUELLAS 

Orozco dio a conocer las patologías que pueden corregirse o subsanarse con esta cirugía mínimamente invasiva, como por ejemplo: nefrectomías o extracción del riñón, extracción de cálculo renal, nefrolipotomia percutánea, es decir por un orificio realmente pequeño extraer la mayor cantidad de cálculo del riñón cálculos que se encuentren en la vía urinaria; problemas neoplasicos o tumores vesicales.

También señaló que aun existen pacientes con grandes cicatrices de algunas cirugías que se realizaban en tiempos pasados, y que esas intervenciones dejaron grandes deformidades en el cuerpo del paciente; también acotó lo siguiente: “la cirugía abierta nunca va a salir del arsenal quirúrgico”.

El experto manifestó que aunque este procedimiento es actual y novedoso en el ámbito urológico, hay casos en los que aun se debe practicar la cirugía abierta tradicional, más que todo en casos donde exista tumoración en grandes cantidades o que no sean posibles extraer mediante estas cirugías laparoscopicas, debido a que podría resultar un poco complicado “sin embargo, de primera instancia se le debe brindar al paciente, este tipo de estrategia quirúrgica” también mencionó que en algunos casos donde decide realizarse este procedimiento no invasivo, puede suceder lo que él denomina como “ la conversión quirúrgica”.

Foto Referencial

“Esto no debe verse como un fracaso, sencillamente es un cambio de estrategia quirúrgica” aseguró, debido que en algunas circunstancias puede existir la posibilidad de que pueda cambiarse el procedimiento establecido desde un principio en aras de brindarle un mejor posibilidad al paciente.

Una vida sin afecciones renales

El urólogo también dio unas recomendaciones para la prevención en el caso de los caballeros, dijo: “el urólogo debe ser el mejor amigo del hombre”; también estableció que la prevención está ligada a la visita anual del paciente al consultorio; “la prevención va más allá de evitar los excesos”.

Para finalizar, recomendó que en el caso de los pacientes masculinos deben llevar una vida bastante normal sin caer en los excesos, evitar las bebidas carbonatadas, alimentos altos en sal.

Si conocer más detalles de este novedoso procedimiento, pueden ponerse en contacto mediante estas vías: por instagram como @cirujanonline

Lea también: Eyaculación prematura: Una revisión del enfoque genético