Nuestra primera casa es la tierra, y por ende la naturaleza, ella es la que nos brinda agua, aire, suelo fértil y hasta alimentos, es por eso que cada 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra y es una fecha para concienciar más a la población general sobra la importancia de darle salud y bienestar a nuestro planeta.

Es por eso queremos compartir algunos ecotips para hacer la vida más sostenible y ecología y así devolverle a la tierra, todo lo que nos ha dado, para hacer de una un lugar más habitable.

Come ecológico

La agricultura ecológica tiene un impacto positivo en el medio ambiente y en el uso y conservación del agua: no contamina los acuíferos, fomenta la biodiversidad, respeta los ciclos naturales de los cultivos, ayuda a hacer los suelos más fértiles, recicla los nutrientes devolviéndolos de nuevo al suelo como abono orgánico… Además, ganamos en salud, ya que los alimentos ecológicos nos garantizan que no se han empleado en el cultivo productos químicos sintéticos, plaguicidas ni fertilizantes.

Foto Referencial

Lea también: La Tierra nos envía mensajes de alerta

Usa productos de limpieza ecológicos

Limpiar nuestros hogares de forma ecológica también hace que colaboremos con el medio ambiente, evitando la contaminación del aire y del agua a través de los tóxicos que se esconden en buena parte de los productos de limpieza que encontramos en el mercado. Una buena opción es recuperar algunos trucos caseros que ya utilizaban antiguamente nuestras abuelas. Tu salud también te lo agradecerá.

Reduce, reutiliza y recicla

  • Reducir nuestro consumo a nivel de bienes y de gasto energético supone que estamos contribuyendo de una forma importante a disminuir su impacto sobre el medio ambiente. Si reducimos el problema, reducimos el impacto que puede causar.
  • Reutilizar es darle una segunda vida a un producto. Así que antes de tirar un objeto que tienes en casa plantéate si no puedes darle otra utilidad: estarás ayudando al medio ambiente y a tu economía.
  • Colocar cada residuo en su contenedor (amarillo, verde, azul y gris) es un gesto sencillo que va a contribuir a poder generar nuevos productos a través del reciclaje y disminuir de este modo el uso de materias primas para poder elaborarlos. Además, reduce los gases y tóxicos que puedan generarse durante la fabricación de nuevos productos.

Foto Referecial

Ahorra energía

No son necesarias grandes inversiones; sino pequeños gestos que contribuyen al medioambiente. Por ejemplo, evita las luces halógenas y las bombillas incandescentes, ya que son las menos eficientes, y apuesta por las LED; elige electrodomésticos de clase A o superior, que consumen menos; utiliza cargadores solares para tus dispositivos electrónicos; reutiliza materiales reciclados para tus creaciones decorativas…

Haz un buen uso del papel y otro materiales

  • Usa papel reciclado, imprime solo la página que te interesa o hazlo a doble página, activa el modo de ahorro de energía… ¡Hay muchas soluciones para ahorrar papel!
  • Envases ‘eco-friendly’. Elimina el plástico de tu vida y busca productos envasados más respetuosos con el medio ambiente y que no utilicen materiales derivados del petróleo.
  • Crea tu propio huerto urbano. Podrás cultivar tus propias verduras y hortalizas: berenjenas, ajos, lechugas, espinacas, tomates… Una de las ventajas es adecuar la producción a nuestras necesidades de consumo propio. Con ello, estarás reduciendo la huella de CO2.

Foto Referencial

Es importante saber qué…

Según la ONG World Wildlife Fund (WWF):

  • Los bosques están desapareciendo a una velocidad equivalente a 48 campos de fútbol por minuto.
  • Los océanos ocupan el 71% de la superficie de nuestro planeta y proporcionan unos recursos que mantienen la vida en la Tierra, desde la comida que necesitamos hasta más de la mitad del oxígeno que respiramos. La protección de los ecosistemas marinos contribuye a mantener también la abundante biodiversidad, los medios de vida sostenibles y las prósperas economías que los océanos nos proporcionan.
  • Menos del 1% del agua total de nuestro planeta es dulce y accesible. El impacto del cambio climático, el crecimiento demográfico y los patrones de consumo colocan este recurso natural finito en mayor riesgo.
  • En 2014, el informe Living Planet Report de WWF alertó que la población de fauna salvaje formada por especies vertebradas (mamíferos, pájaros, reptiles, anfibios y peces) habría disminuido un 52% en los últimos 40 años.
  • Los humanos somos los responsables de la actual tasa de extinción de especies, que es aproximadamente 1.000 veces superior a lo previsto por la propia naturaleza.

Foto Referencial

Para el 2050 se estima que la población mundial llegue a 9.000 millones y lo que se duplicaría la demanda de alimentos. Si mejoramos la eficiencia y la productividad, al mismo tiempo que reducimos los residuos y cambiamos los patrones de consumo, en 2050 se podrá producir suficiente comida para todo el mundo, utilizando aproximadamente la misma superficie de tierra cultivable que tenemos hoy en día.

Lea también: Si no es Ahora, ¿Cuándo?

Con Información de: www.hola.com