El dolor de cabeza, puede tener diferentes orígenes, y dentro de esa diversidad se encuentran los dolores de cabeza asociados a los dientes y otras estructuras bucales.

En mi consulta privada es frecuente evaluar a personas que padecen bruxismo o alguna patología relacionada con la articulación temporomandibular (ATM). Esta articulación que trabaja como una bisagra, permite abrir y cerrar la boca y, en consecuencia hablar, masticar, bostezar, toser, etc . Pues bien, uno de los síntomas más habituales que nos refiere este tipo de pacientes  son los dolores de cabeza frecuentes, así como dolor en los músculos faciales, y en un estadío mas avanzado, de la muscululatura que se localiza en la zona cervical.

El apretar o rechinar los dientes (bruxismo) nos crea un problema de masticación y mordida, así como también el sufrir de caries o dolor en alguna pieza dental, cambiamos el lado y la forma en que habitualmente masticamos al alimentarnos.

dolor de cabeza

Foto referencial

Lea también: ¿Diabetes? Cuidar tus encías es necesario

La pérdida de alguna pieza dental deteriora el engranaje y correspondencia de los dientes superiores con los inferiores, creando un desequilibrio en la articulación anteriormente nombrada que trabaja como una bisagra.

En todos estos casos, (bruxismo, ausencia dentales, apiñamiento dental, pérdidas dentales prematuras, caries, enfermedad periodontal) las cefaleas y dolores auriculares, suelen estar muy presentes pero también pueden llegar a pasar desapercibidos.

¿Cómo se si mi dolor de cabeza es de origen odontológico?

La respuesta la puedes tener tú mismo si a simple vista detectas que tienes ausencias dentales, apiñamiento y malposiciones dentarias, desgastes excesivos por el apretamiento o rechinamiento dental, y/o enfermedad periodontal,   pero también al acudir al odontólogo y bajo un exhaustivo examen clínico y radiográfico, el especialista puede detectar y diagnosticar la causa de tu cefalea, dolor facial, cervical o auricular.

Tratamiento 

Tu tratamiento odontológico puede ser muy leve y/o conservador o más extenso e invasivo, dependiendo de la causa  y origen de tu alteración bucodental presente.

Uno de los principales tratamientos  es la ortodoncia, liberando apiñamientos, dientes inclinados, dientes rotados, etc. tratando así la malposición dentaria,  optimizando y mejorando la relación de la arcada superior con la arcada inferior.

Férula oclusal. Esta es de diseño personalizado, puede ser de uso nocturno o diurno, debe ser indicada, diseñada y adaptada por un especialista, permitiendo así una relajación de la musculatura facial, evita desgastes dentales, evita movimientos dentales por fuerzas no deseadas, entre otros.

dolor dientes

Foto referencial

Lea también: Ortodoncia en la tercera edad. ¿Mito o realidad?

Rehabilitacion oral integral:  una boca sana es la mayor garantía de no tener problemas de ningún tipo. Caries, piezas ausentes, tratamientos de conductos por hacer,  implantes,  y un largo etcétera que podrías evitar y/o solucionar visitando a tu odontólogo. Una revisión dental a tiempo puede ahorrarte dolores de cabeza y mucho dinero.

Tratamiento psicológico – Psiquiátrico 

A pesar de ser dos campos ajenos a la profesión odontológica, nos pueden ayudar a reducir y tratar los niveles de ansiedad y  estrés que originan y alimentan al bruxismo.

Hoy en día, recomendamos visitar al odontólogo frecuentemente (2 o 3 veces al año) no solo para tu limpieza y detección de caries, si no, también para una evaluación más extensa, ya que en la boca se pueden presentar las primeras manifestaciones clínicas de enfermedades del cuerpo humano en general (diabetes, VIH, enfermedades gástricas, etc.)  así como también podemos identificar el origen de dolores de cabeza, dolores faciales, auriculares y cervicales.

Recuerda que lo ideal es ejercer una medicina y una odontología preventiva. Y eso está en tus manos.

Carlos Rauseo

Comenta y se parte de nuestra comunidad