Para nadie es un secreto lo coquetas que podemos ser las mujeres. Siempre queremos vernos bellas, retocar o mejorar ciertos aspectos de nuestra apariencia física para sentirnos radiantes, y montarnos sobre unos tacones para estar más altas y esbeltas no es la excepción.  Sin embargo, ese hábito que parece normal puede afectar la salud de nuestros pies.

Maite García, presidenta del Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana, en España, explicó que “los tacones altos de más de 4 cm generan una mayor carga y mayor presión en la articulación del antepie y las rodillas. Cuando esta sobrecarga se produce de forma continuada, puede generar un mayor desgaste de las articulaciones y propiciar la aparición de artrosis”.

Asimismo, acotó que el uso de zapatos de tacón y punta estrecha puede ser causa de callos y juanetes. Pero también puede afectar la estructura y calidad ósea de los pies, lo que puede derivar en patologías irreversibles, como la artrosis.

Foto Referencial

Lea también: ¿Usas el calzado correcto? Entérate aquí (+video)

Cómo se afecta el pie

Al utilizar zapatos que tienen una altura mayor a 3 cm el peso del cuerpo tiende a desplazarse hacia adelante, por lo que el impacto y la sobrecarga se incrementarán en función del aumento de la altura del tacón afectando principalmente a rodillas, articulaciones metatarsofalángicas y los dedos de los pies.

“El daño en los huesos vendrá determinado tanto por la altura del tacón como por la cantidad de tiempo que se utilice. Lógicamente, a menor uso, menor riesgo de que se desarrolle una artrosis. También existen casos de acortamiento del tendón de Aquiles y de la musculatura posterior de la pierna cuando se abusa de ellos. Esto puede generar problemas a la hora de caminar así como incrementar las contracturas en el aparato locomotor”, expresó García.

Motivo por el cual los expertos recomiendan usar zapatos con pequeñas plataformas, de manera que la inclinación del pie se reduzca. Esto ayuda a distribuir las sobrecargas (en el caso de los tacones de aguja se centran en un punto concreto), lo que aporta una sensación de “más comodidad” cuando se lleva este tipo de calzado.

Foto Referencial

Los especialistas también consideran importante que el calzado se pueda sujetar desde la parte del talón para evitar futuras torceduras, derivados del poco control o estabilidad que se tenga al caminar.

Lea también: ¡Ay los juanetes!

Con Información de: www.mujerhoy.com

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad