Cada persona desarrolla sus propios métodos para liberar estrés y emociones. Para un grupo es la música, para otros el ejercicio, conversar e incluso agarrar un cuaderno, un lápiz y ponerse a escribir es un hábito y terapia que puede ser muy sanador para la mente y el cuerpo.

La escritura emocional o terapéutica, es un canal de expresión en el que solo se necesita conectarse con las emociones y puede ayudar a ordenar ideas, tomar decisiones, minimizar el estrés ya que sirve de desahogo.

James Pennebaker, profesor de la Universidad de Texas y psicólogo estadounidense, realizó un profundo y exhaustivo estudio sobre la escritura terapéutica y según él,“este sencillo ejercicio es una llave perfecta para abrir ese complejo mundo interior del que todos disponemos”.

Expresó que las mayorías de las tensiones interiores se transforman en malestares físicos, como dolor de cabeza, migrañas, distorsiones en la vista, dolores de espalda, problemas estomacales, palpitaciones, mareos, entre otros.

emociones

Foto Referencial

Por eso, que recomienda, que cada persona exprese de alguna manera los problemas que tiene en su vida diaria a fin de sacar hacia afuera todo lo que le hace mal por dentro. Con el tiempo, si nos guardamos las cosas negativas, terminarán aflorando como malestares físicos e, incluso, enfermedades.

Lea también: Las emociones y las energías

Beneficios de la escritura terapéutica

Descubrimos y comprendemos las emociones

Nos abre un mecanismo personal para profundizar en nuestros pensamientos y emociones. El motor de inicio puede ser un momento de angustia, de rabia o, incluso, de felicidad. Y algunos interrogantes como ¿qué es lo que siento ahora? ¿Es rabia, es tristeza? ¿Por qué me siento así? ¿Qué puedo hacer para estar mejor?, nos ayudan a descubrir lo que nos pasa; a medida que escribimos, esas “emociones” se va desenredando.

Evita el estrés

Mostrar estas ideas nos va a permitir reducir los niveles de estrés poco a poco, al abordar todos esos muros existentes en nuestra vida que día a día nos van quitando las energías. Escribir sobre ellas es un buen modo de reconocer esos obstáculos, poniéndoles nombre para afrontarlos mediante una serie de sugerencias propias que irán surgiendo a medida que escribimos.

emociones

Foto Referencial

Autocontrol

La escritura personal puede llegar a ser un proceso psicoterapéutico y de autoayuda perfecto. Si lo hacemos bien, si somos sinceros reconociendo nuestros problemas y pautando medidas de acción, seremos dueños de nuestra vida al ser capaces de tomar el control en beneficio propio.

Ayuda al bienestar físico

Esta sensación de auto capacidad para gestionar los problemas a través de la escritura, nos aporta salud y bienestar. No solo refuerza nuestra autoestima, sino también nuestro sistema inmunológico, al aportar felicidad y tranquilidad, dejando a un lado el estrés y la ansiedad.

Cómo realizar la escritura terapéutica

La escritura terapéutica consiste en escribir sin pensar en cómo queda. La gramática y la forma de expresión es lo de menos, si estamos atentos a que quede escrito de una manera correcta no funcionará. La idea de lo que escribimos no es publicarlo, por lo tanto lo único importante es dejar que salga todo lo que guardamos de forma espontánea y natural.

Mientras se va escribiendo se pasa por diferentes estados emocionales, hay que dar rienda suelta a esas emociones y expresarlas sin miedo. Debe de ser una escritura más o menos continua, como si se lo estuviéramos contando a alguien.

Foto Referencial

Lo positivo de la escritura terapéutica es que no hay restricciones. Muchas veces cuando tenemos que contar un problema a alguien de confianza, nos guardamos cosas por vergüenza o por miedo al “qué dirán”, pero en la escritura personal estamos a solas con nosotros mismos.

No obstante, no es conveniente guardar los escritos para releerlos, lo que recomiendan los especialistas es deshacernos del texto una vez escrito, ya que, volverlo a leer podría llevarnos otra vez aquellos sentimientos en vez de liberarnos. Cada emoción expresada forma parte de un momento que se supone queremos dejar atrás.

Después de la escritura nuevos pensamientos

Después de habernos desahogado y plasmado todo lo que sentimos por escrito, pasaremos por el proceso de buscar soluciones y tener ganas de superarlo. Habitualmente, luego de algunos días de atravesar el conflicto y el malestar que sentimos, se avanza hacia otra etapa en la que aparecen nuevos pensamientos.

Como ya hemos soltado todo lo malo y nos hemos desahogado, nuestro interior se va limpiando del dolor del pasado y así resulta más fácil mirar hacia el futuro y buscar soluciones. Ahora, más livianos, no queda lugar para los lamentos o frustraciones, solo queda aceptar y empezar de cero hacia nuevas experiencias.

emociones

Foto Referencial

Lea también: Aprende a respirar y olvídate de las emociones negativas

Con Información de: tn.com.ar

Comenta y se parte de nuestra comunidad