Cada 5 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar (HP), es una fecha en la que se busca informar y concienciar a la población sobre la realidad y necesidades que viven aproximadamente 25 millones de personas en el mundo con esta enfermedad.

La HP es un padecimiento poco común, de difícil diagnóstico, que se define como un aumento en la presión arterial en la arteria pulmonar, venas pulmonares o capilares pulmonares, conocidos en conjunto como la vasculatura pulmonar. La patología produce que el lado derecho del corazón se esfuerce más de lo normal, por lo que se genera un agrandamiento de este órgano perdiendo su habilidad de bombear la sangre al pulmón.

La causa en la mayoría de los casos es desconocida, dividiéndose en primaria o idiopática.  En otros casos se pueden dar como consecuencia de alguna patología médica como las enfermedades del tejido conjuntivo, trombo embolismo pulmonar, VIH u ocasionada por algunos medicamentos.

Síntomas de la Hipertensión Pulmonar 

Algunos síntomas comunes de esta enfermedad son:

  • Falta de aire,
  • Dolor en el pecho,
  • Fatiga crónica,
  • Mareos,
  • Desmayos,
  • Pies y tobillos hinchados,
  • Depresión,
  • Tos seca y
  • Cianosis (coloración azul o morado alrededor de los labios, las uñas, las orejas y la nariz).
Hipertensión Pulmonar

Foto Referencial

Lea también: El ronquido es un problema

Al menos 200 venezolanos padecen esta enfermedad respiratoria y se estima que por cada dos hombres, existen tres mujeres con la enfermedad y la edad promedio es entre 30 y 40 años. Las personas que padecen HP ven disminuida considerablemente su actividad física ya que les cuesta trabajo respirar, por lo que hacer actividades cotidianas como vestirse, caminar o subir escaleras pueden ser agotadoras.

La importancia de un diagnóstico a tiempo

La HP no distingue edad, raza u origen étnico, aunque es mucho más común en los adultos jóvenes. Y en este contexto, uno de los principales problemas asociados con la hipertensión pulmonar es el retraso en su diagnóstico. De hecho la institución Hipertensión Pulmonar España ORG Pacientes (HPE-ORG), indica que los pacientes necesitan de hasta 2 y 3 años y la visita a una media de tres especialistas para ser correctamente diagnosticados con la enfermedad.

 Por su parte, Belkis Monsalve, asesor médico de Bayer, señaló que diagnóstico temprano de la enfermedad es fundamental, para evitar complicaciones en la salud y un deterioro significativo en la calidad de vida del paciente. “Si los pacientes con HP no son tratados, aproximadamente la mitad muere en un período de dos años. A pesar de ser una condición poco conocida y compleja, en los últimos 20 años se han desarrollado opciones terapéuticas de buena tolerancia y seguridad que han permitido mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes, permitiéndoles llevar una vida familiar y laboral muy cercana a lo normal”, expresó la especialista.

Hipertensión Pulmonar

Foto Referencial

En cuanto al diagnóstico se incluyen pruebas de sangre (hematología completa, química, anticuerpos, pruebas tiroideas), gases arteriales, ecocardiograma doppler, Rayos X de tórax, prueba de caminar durante 6 minutos, prueba de la función pulmonar y el cateterismo derecho, que consiste en pasar una sonda delgada hasta el lado derecho del corazón con el fin de monitorizar el paso de sangre a través del mismo y vigilar la función cardíaca.

Todo comenzó en 2012

 En el año 2012, se efectuó un simposio científico en Madrid (España) en donde 22 organizaciones de pacientes, 10 organizaciones de enfermedades raras y afines, y 8 sociedades científicas aprobaron conmemorar el 5 de mayo como el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar, porque es el aniversario de la primera muerte de un niño con dicha enfermedad hace más de 30 años.

De ahí que es muy importante para las asociaciones de pacientes y especialistas recordar en el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar los siguientes mensajes claves:

  • Difundir el conocimiento de la enfermedad para facilitar los diagnósticos tempranos y disminuir el número de fallecimientos por falta de diagnóstico.
  • Facilitar el acceso a seguimiento médico adecuado y tratamientos específicos que mejoran la calidad y esperanza de vida.
  • Concienciar sobre la necesidad de tratar al paciente en los aspectos físico, social y emocional.
  • Determinar criterios para la designación de centros hospitalarios de referencia.
  • Potenciar la investigación de nuevas tecnologías sanitarias y, como objetivo último, encontrar una cura para la enfermedad.

Foto Referencial

Lea también: Amamantar reduce riesgo de hipertensión tras la menopausia

Con Información: NP

Comenta y se parte de nuestra comunidad