Un Afrodisíaco es cualquier sustancia capaz de incrementar el deseo sexual. Por lo tanto, cualquier alimento con propiedades que estimulen la producción de testosterona, o la secreción de neuroquímicos u hormonas que faciliten la excitación, el orgasmo, o las experiencias emocionales positivas derivadas del acto sexual como el amor o la euforia sexual será un afrodisíaco.

El Chocolate es considerado el más importante afrodisíaco de todos los tiempos, después del Amor diría Ricardo Arjona, pero su reputación no es un simple mito. Realmente contiene una serie de sustancias que hacen gala de sus propiedades afrodisíacas. El Chocolate una mezcla de la masa y la manteca del cacao con azúcar, contiene diversas sustancias que tienen propiedades afrodisíacas privadas tales como la Teobromina, La Feniletilamina, la Anandamina y el Triptófano.

placer

Foto referencial

Lea también: ¿Por qué da sueño después de hacer el amor?

Sustancias del Chocolate 

Teobromin: es un alcaloide de sabor amargo proveniente del árbol del cacao, su nombre proviene de raíces griegas y significa literalmente comida de los dioses, con propiedades farmacológicas similares a la cafeína con un efecto menos potente. Es estimulante del Sistema Nervioso central, es euforizante y amplifica las sensaciones emocionales positivas asociadas al deseo y a la excitación sexual.

Feniletilamina: es una amina aromática simple derivada del aminoácido fenilalanina, sintetizada en el cuerpo cuando se está enamorado. Se le atribuyen propiedades neuromoduladoras, puede ser hallada también en ciertos quesos además del chocolate. Es sintetizada en el cerebro al momento del orgasmo, y se le ha vinculado al sentimiento del amor.

Según Donald Klein y Michael Liebowitz (Instituto Psiquiátrico de New York, USA), se puede sintetizar en el cerebro en momentos tan íntimos como en un apretón de manos entre personas que se atraen, un roce o un intercambio de miradas, se le atribuyen todas las sensaciones que se experimentan cuando nos estamos enamorando y sentimos mariposas en el estómago, también se le conoce como una precursora de la secreción de dopamina y serotonina.

Foto Referencial

En cuanto a la Dopamina: Neuroquímico catecolamínico responsable de las sensaciones del Amor Romántico (Según Helen Fisher). Entre sus propiedades biológicas está la inhibición de la liberación de prolactina, de hecho, es su principal regulador neuroendocrino. La prolactina produce la saciedad sexual, se le atribuye ser la responsable del período refractario post orgasmo, e inhibe la secreción de la testosterona que es la hormona del deseo sexual. Allí la recae la principal propiedad afrodisíaca de la dopamina, por que indirectamente facilita la producción de testosterona e inhibe la saciedad sexual.

La Dopamina está íntimamente vinculada con la producción del placer en nuestro cerebro, generación del gozo sexual y puede ser la responsable del reforzamiento de la motivación a repetir la experiencia sexual por un mecanismo de reforzamiento (feedback positivo). De igual manera se asocia al deseo anticipatorio y la motivación por querer sexo, lo cual reforzaría el deseo sexual y potenciaría su efecto afrodisíaco.

La Anandamina: produce una sensación de bienestar general. Es un neurotransmisor endocanabinoide, el cual imita los efectos de los compuestos canabinoides, su nombre deriva de sus propiedades, proviene la palabra sánscrita ananda, que significa beatitud interior o portador de felicidad o paz interna. Además de la sensación de bienestar o felicidad interna que puede generar, se le involucra en la concreción de la memoria, y el alivio del dolor.

Triptófano / Serotonina: El Chocolate es rico en un aminoácido llamado Triptófano el cual es la materia prima precursora para la síntesis de un importante neuroquímico conocido como SEROTONINA. Es un neurotransmisor sintetizado en nuestro cerebro, si se considera a la dopamina el químico del amor, a la serotonina se le considera el químico del placer y del humor.

Es secretada en grandes cantidades después del orgasmo produciendo un estado de placer y tranquilidad relacionada con la fase de resolución post orgásmica, donde se disfruta del placer que genera el haber hecho el amor y llegado al clímax. Su poder afrodisíaco deriva de su capacidad de amplificar la experiencia placentera que se experimenta durante el deseo sexual.

chocolate

Foto Referencial

Lea también: ¿Sabías que después de hacer el amor puedes ser feliz hasta por 48 horas?

La próxima vez que tengas un trozo de chocolate en tus manos recordarás porque además de ser delicioso, es capaz de cambiar tu estado de ánimo e inducirte a un estado de felicidad, aunque sea momentánea. Recuerda también que tienes en tus manos una sustancia afrodisíaca y que además es uno de los principales ingredientes a la hora de disfrutar de un buen Sexo Gourmet.

Dr. Fernando J Serrano