Dar pecho versus dar tetero (biberón) es la eterna disyuntiva de algunas mamás. Vamos a comenzar este pequeño post diciendo una verdad claramente: LA LACTANCIA MATERNA ES EL MEJOR ALIMENTO DESDE EL NACIMIENTO HASTA LOS 6 MESES DE EDAD, si, así en mayúsculas.

Sabemos que existe una gran presión social para que no amamantes desde la poca comodidad para amamantar en diferentes sitios públicos, sin contar los tabúes y miedos sobre amamantar, hasta los típicos consejos de pasillos que van desde “tu bebé llora porque el pecho no le llena” o “esa leche no le alimenta”, pasando además por los cánones de belleza que muchas veces obliga a la mujer a no amamantar por miedos a disminuir la belleza femenina, además de los compromisos laborales que algunas veces interfieren con la lactancia.

Lactancia Materna

Foto Referencial

Lea también: Mi experiencia con la lactancia materna

La lactancia materna es insustituible

Toda esta diatriba contra la lactancia materna cae por su propio peso cuando se rompe el silencio del desconocimiento y sobresalen los conocimientos, ¡la realidad es que la lactancia materna es insustituible!, tiene tantos beneficios para el bebé, que es altamente recomendada por pediatras en todo el mundo.

Por citar unos pocos, es fácilmente digerible, es económica, contiene todos los nutrientes adecuados a la edad y condiciones del bebé, posee inmunoglobulinas (ayudan a las defensas del bebé), posee gran cantidad de agua (90% aproximadamente) así que ayudan a mantenerlo hidratado, no causa alergias, etc.

Pero si existe alguna razón médica, que generalmente es temporal, para no amamantar, o si hay ausencia materna, es importante tener el conocimiento de qué alimento administrar al bebé. Existen fórmulas maternizadas, las cuales están indicadas por edades, y según su composición, no deben mezclarse con cereales antes  de los seis meses, ni con ningún otro alimento (hasta los seis meses de edad no deben recibir nada más).

Lactancia Materna

Foto Referencial

Si usted opta por el uso de biberones, debe tener en cuenta que la higiene rigurosa es imprescindible, lavar y esterilizar los biberones y todos los utensilios usados para prepararlos. Si tiene dudas sobre algún alimento para administrarlo al bebé, NO se lo administre, llame o acuda al pediatra para orientación médica.

¡Recuerde siempre que un bebé sano, significa un bebé y una familia feliz!

Dra. Angie V. Rodríguez R.

Pediatra – Puericultor

Comenta y se parte de nuestra comunidad