Todos los seres humanos poseemos un ESQUEMA CORPORAL el cual permite el conocimiento y la relación mental que se tiene de su propio cuerpo.  Al desarrollar el esquema corporal el niño podrá:

1.- Identificar que ocupa un lugar en el espacio.

2.- Reconocer las partes y funciones de su cuerpo.

3.- Desarrollar características de agilidad y rapidez.

4.- Expresar actitudes y emociones a través de movimientos.

En la elaboración del ESQUEMA CORPORAL interviene el sistema vestibular, el cual se localiza en el oído interno en la parte que se llama “laberinto”, dicho sistema es el encargado de comunicar al cerebro las diferentes posiciones en que se encuentra el cuerpo, y así el cerebro podrá dirigir las partes del cuerpo para realizar movimientos coordinados.

Además, el sistema vestibular:

  •  Influye sobre el desarrollo del lenguaje.
  • Coordina tres sistemas primarios (vista, audición y equilibrio).
  • Influye sobre el desarrollo emocional y de conducta.
  • Otorga respuestas posturales y de equilibrio.
sistema vestibular

Foto Referencial

Lea también: Diabetes: una enfermedad llena de mitos

¿Qué ocurre si el sistema vestibular no tiene un adecuado funcionamiento?

En los bebes podemos apreciar

1.- Dificultad para mantener la cabeza erguida.

2.- Dificultad para mantenerse sentado sin ayuda.

3.- Retraso en el gateo.

4.- Retraso en la marcha independiente.

En los mayorcitos

1.- Dificultad en sortear obstáculos.

2.- Mayor número de caídas.

3.- Dificultad para prestar atención en clase. 

4.- Prefiere actividades sedentarias.

5.- Tiene miedo de las actividades que incluyen movimiento o que tienen requerimientos importantes de equilibrio.

6.- Tampoco le gustan las actividades en las que debe despegar los pies del suelo, de hecho, no le gustan las alturas.

7.- Pueden no gustarle las superficies irregulares.

8.- Se mueve con mucho cuidado, incluso se disgusta cuando se le mueve.

9.- Puede sentir miedo de actividades que al resto nos parezcan no peligrosas.

10.- No le gustan los parques.

11.- No le gusta montar en bicicleta, saltar o balancearse.

12.-Se disgusta, enfada o pone ansioso con actividades o movimientos rápidos y/o inesperados.

13.- No le gusta que le inclinen para atrás, por ejemplo, cuando le lavan el pelo.

14.- Vomitan con facilidad al estar en un carro en movimiento, refiriendo sentirse mareados.

15.- Un niño con problemas de equilibrio puede redundar en dificultad para mantenerse quieto, ya que al experimentar la ley de la gravedad buscará constantemente aquellos movimientos o posturas que compensen su equilibrio y disminuyan el sobreesfuerzo durante todas las actividades que requieran de atención sostenida y concentrada, el típico niño que pareciera que tiene hormigas en el pantalón y puede ser confundido con un trastorno de déficit de atención o trastorno de hiperactividad, los cuales incluso pueden coexistir.

sistema vestibular

Foto Referencial

Lea también: Mareo provocado por los cristales del oído interno

Sí luego de leer este articulo tiene dudas sobre el desarrollo del sistema vestibular de su hijo, puede consultar con la maestra, pediatra, otorrinolaringólogo o terapeuta ocupacional; el sistema vestibular puede ser entrenado incluso desde el hogar a través de la realización de ejercicios en forma de juegos que lo fortalecen.

Dra. Mariangel González Medina

Otorrinolaringólogo

Pediatra – Puericultor