Todos hemos vivido una situación bochornosa, de esas que lo que queremos es que la tierra nos trague o poder tener el control sobre el tiempo, retroceder ese momento y evitar esa situación que nos llena de vergüenza  y nos impide muchas veces hacer preguntas o actuar de manera natural en nuestro entorno.

Pero ¿es posible superar el temor a la vergüenza? Al parecer sí lo es, y lo aseguró una investigación de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Pensilvania (EE. UU.), publicada en la revista Motivation and Emotion.

El estudio concluyo que la clave para lidiar con situaciones bochornosas y superar ese miedo abrumador de sentirse humillado en público podría estar en la perspectiva que tomamos. Es decir,  Si logramos adoptar la perspectiva de un observador cada vez que imaginamos una situación social potencialmente incómoda.

miedo de hablar en público

Foto referencial

Lea también: 9 remedios caseros avalados por la ciencia

Estudiando la vergüenza

Para llevar a dicha conclusión, los investigadores llevaron a cabo tres experimentos, en donde cada uno tenía que contar una situación embarazosa.

En el primer experimento, los participantes tuvieron que mirar un anuncio en el que alguien se lanzaba gases flatulentos durante una clase de yoga. El segundo anuncio presentaba personas que buscaban hacerse la prueba de enfermedades de transmisión sexual. El tercero presentaba un escenario en el que alguien accidentalmente eructa frente a una potencial pareja.

Li Jiang, líder de la investigación y su equipo mostraron a los participantes cómo se sentirían en estas tres situaciones (en qué grado se identificaban con el actor o con la perspectiva del observador), y también probaron sus reacciones.

El estudio encontró que las personas que adoptaban la perspectiva del actor tendían a ser mucho más conscientes de sí mismas en las situaciones sociales, pero que cuando los participantes intentaban conscientemente adoptar la perspectiva de un observador, se reducían sus niveles de autoconciencia.

Por tanto, entrenarse a sí mismo para ser un observador y no un actor puede disminuir significativamente los niveles de incomodidad y ayudarnos a ser menos evasivos.

verguenza

Foto ReferencialDichos  hallazgos tienen profundas implicaciones en la psicología del marketing, explicó Jiang. Evitar la vergüenza forma la base de los intentos de motivar a los consumidores a comprar una amplia variedad de productos, desde detergentes que pueden solucionar las manchas alrededor del cuello de alguien, hasta el líquido lavaplatos que puede eliminar manchas antiestéticas en la vajilla”.

“La vergüenza nos impide pedir consejo sobre lo que deberíamos hacer, por ejemplo, sobre nuestras crecientes facturas de hipoteca o embarazos no deseados. En muchos casos, si queremos ayudarnos a nosotros mismos, y a los demás, debemos superar nuestro miedo a la vergüenza en situaciones sociales”, concluyó.

Lea también: ¡Tips para vencer el miedo! (+video)

Con Información de: www.muyinteresante.es