El esófago podría sufrir un trastorno llamado várices esofágicas. Este trastorno ocurre cuando las venas se inflaman dentro del recubrimiento del órgano y se detectan por lo general cuando existe presencia de sangrado.

Las várices esofágicas podrían aumentar el riesgo de muerte en un 30 hasta 50 % de los casos; por lo que es importante llevar un control médico.

El Dr. Miguel Garassini, especialista en gastroenterología, nos habla sobre los síntomas, y cómo tratar de manera adecuada las várices esofágicas.

Sintomas

El experto comentó que estas venas ubicadas en el esófago, se dilatan produciendo várices, parecidas a las que aparecen en las piernas. Asimismo, indicó que su único síntoma perceptible ocurre cuando éstas crecen y colapsan, ocasionando sangramiento digestivo, que se manifiesta a través de vómitos con sangre o evacuaciones tipo “Melena”. Es decir, heces sangrientas, lo cual constituye el principal problema clínico de várices esofágicas.

varices esófagicas

Foto referencial

Lea también: Várices: Estos son los factores de riesgo

Diagnóstico

Un de las causas más frecuentes de esta enfermedad, es la cirrosis hepática, por lo que el Dr.Garassini recomienda a los pacientes en caso de sospechas, realizarse una endoscopia superior para descartar la presencia de estos ensanchamientos en las venas esofágicas.

Asimismo, el especialista aseguró que si los resultados de la endoscopia revelan un ensanchamiento de las venas, debe ser tratado para así evitar sangramiento posterior.

Pero, si las personas presentan sangrado como resultado de la presencia de estas várices, el tratamiento es un poco más agresivo; ya que consiste en una endoscopia con ligadura o en los casos más severos a una operación quirúrgica para detener el sangrado de las venas.

varices esófagicas

Foto referencial

Es importante mencionar y recomendar, en caso de sospechas con problemas en el esófago acudir a un especialista para descartar cualquier tipo de complicaciones y/o diagnosticar a tiempo. También, cuidar la alimentación y mantener una dieta baja en fibra, aumentando el consumo de frutas y verduras hervidas, para ganar las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para gozar de salud y bienestar.

Lea también: Consúltate con tu médico venezolano en cualquier parte del mundo

Comenta y se parte de nuestra comunidad