Los vómitos son una causa frecuente de consulta en pediatría, la mayoría de las veces en relación con cuadros benignos, aunque en otras pueden ser reflejo de una enfermedad grave. En la práctica, cualquier enfermedad puede cursar con vómitos.

Causas más frecuentes

  • Infecciones: gastroenteritis aguda, infecciones de vías respiratorias superiores, otitis, neumonías, infección urinaria, sepsis, meningitis.
  • Patología quirúrgica: invaginación intestinal, apendicitis aguda.
  • Otros: reflujo gastroesofágico, trastornos del comportamiento alimentario.

El enfoque será diferente si se trata de un niño sano o si padece alguna enfermedad. Se investigará gastroenteritis, intoxicación alimentaria, traumatismo craneal o abdominal, entre otras. La ingestión de un tóxico es más probable en niños de 1-5 años y adolescentes que consultan por vómitos acompañados de cambios en el nivel de conciencia, alteraciones de la marcha y ante síndromes multiorgánicos o “extraños”; más aún si existen antecedentes de ingestión accidental o provocada.

Vómitos

Foto Referencial

Lea también: Reflujo gastroesofágico en niños (+ video)

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos plantean particular preocupación:

  • Vómitos biliosos. Amarillos verdosos.
  • Letargo o apatía.
  • Llanto inconsolable y protrusión de la fontanela en lactantes.
  • Rigidez de nuca, fotofobia y fiebre en niños mayores.
  • Distensión abdominal.
  • Vómitos persistentes con déficit de peso y/o talla.

Cómo manejar el vómito

Es importante mantener la calma; es normal que los vómitos asusten a un niño pequeño (y también a sus padres) y además el hecho de vomitar repetidamente puede ser agotador para un niño de cualquier edad.

Tranquilizar a su hijo y tomar las medidas apropiadas para impedir que se deshidrate son dos factores fundamentales para lograr una rápida recuperación.

La rehidratación oral es algo que pueden hacer los padres en su propio domicilio para prevenir la deshidratación o para tratar los casos de deshidratación leve. Hable con el pediatra de su hijo, sobre todo si cree que su hijo se podría haber deshidratado, para que le dé instrucciones específicas de cómo rehidratar oralmente a su hijo.

Vómitos

Foto Referencial

Los medicamentos de venta sin receta médica para tratar las náuseas, los vómitos y la diarrea no son recomendables para lactantes ni para los niños.

Lea también: Fortaleciendo el sistema vestibular en los niños

Dra. Patricia Páez

Pediatra-Puericultor

Comenta y se parte de nuestra comunidad