En este artículo comparto una experiencia personal que se resume en una invitación: supera tus miedos. Aquí encontrarás reflexiones sobre nuestros temores y cómo encararlos.

Una historia dramática

Estaba en mi cuarto cuando veo pasar algo a mi oficina, no le presto mayor atención. Al cabo de unos minutos veo que algo se mueve. ¡Era un ratón! Corría nuevamente desde la sala a mi oficina. Me asusté tanto que sólo alcancé a cerrar la puerta del cuarto.

Al día siguiente hablo con la conserje y me dice que en su casa se metieron dos. A partir de allí, mi sueño -que es profundo y completo- se interrumpió. Oía ruidos en mi cuarto y por toda la casa. Cualquier sonido inusual me hacía suponer que había otro roedor. Me fui inquietando más y más.

Aunque tenía mucho trabajo, no entré a mi oficina por 3 días, me daba pánico conseguirlo. Luego de ese tiempo dije, no puedo seguir así, debo tomar una decisión. Así que decidí entrar al cuarto, lo hice en repetidas oportunidades. A veces sólo oía su ruido, hasta que lo ví, era más pequeño de lo que imaginaba.

miedos

Foto referencial

Aunque te suene irracional, decidí hablar con el ratón, no quería matarlo porque respeto toda vida. Así que le advertí que debía irse, le dejé una ventana abierta. Pues el ratón hizo caso omiso por otro par de días. Decidí entonces buscar veneno. El ratón, que fue un maestro para mi, duró 3 días más comiendo el veneno y lo que le dejaba para atraerlo: chocolate, queso, pan. ¡Lo estaba engordando! Mi hijo intentó atraparlo pero era muy ágil.

Lea también: La esperanza en tiempos de crisis

Finalmente decidí que esta situación no me iba a dominar más, así que entré al cuarto, cerré la puerta y le dije al roedor que debía irse de una u otra manera. Que ya le había dado suficiente tiempo y que ya era hora de que se marchara. Por supuesto que sé que los animales no entienden nuestras palabras, pero si nuestra energía. En mis últimas palabras, había determinación, ese era mi lugar y no iba a permitir que siguiera perturbándome. A la mañana siguiente encontré al ratoncito muerto.

Los miedos pueden lucir irracionales

Nunca me había visto a mi misma como temerosa, de hecho no le tengo miedo a los ratones. Sin embargo, tal vez el hecho de que haya entrado en mi casa, mi lugar sagrado hizo una diferencia. Y podía ver que esta sensación me sobrepasaba.

Siendo que la única que lo veía era yo, un día le pedí a mi hijo que entrara a buscarlo. Adolescente al fin, decidió jugarme una broma. Tomo unos pelos de nuestro perro y los puso en su mano. Salió de la oficina y me dice: mami lo atrapé, ¡aquí está! y me pone su mano cerca. Una parte de mí sabía que eso no podía ser cierto, pero otra parte muy profunda e inconsciente de mí gritaba aterrada ante lo que suponía era el animal.

miedos

Foto Referencial

¿Qué es superar tus miedos?

Somos seres emocionales, es decir que por nosotros pasan sentimientos. Algunos de ellos como el amor y la alegría son cómodos para el cuerpo por tanto los aceptamos naturalmente. Hay otros como el miedo o la rabia que no se sienten agradables. Sin embargo también tienen un propósito.

Para mi superar un miedo no significa que no lo sienta, es más bien que no deje que este me detenga. En el caso de esta anécdota, el ratón no impidió que siguiera usando ese espacio que era mío, bueno, lo logró por unos días, pero luego volví a tomar mi poder.

La mente hace juegos extraños, si la dejas. Cuando lo ví por primera vez, era tan rápido que no puede ver su tamaño. Con mi imaginación y miedo creo que lo ví más grande y atemorizante de lo que era, hasta que pude encararlo y ver su verdadera dimensión.

Lo que quiero decirte con esto es que superar significa enfrentar eso a lo que le tienes miedo. Puede ser por ejemplo que adores cantar pero sientes temor de hacerlo en público. En ese caso, superarlo es atreverte a cantar aunque al principio la voz se quiebre un poco y sientas mariposas en el estómago.

Superar cualquier temor en definitiva es no dejar que éste se apodere de ti, ni de tus espacios o sueños. Es empoderarte hasta que incluso sintiendo lo que estés sintiendo vayas detrás de lo que deseas.

Por mi relato puedes darte cuenta que si encaras a lo que le temes, verás su justa dimensión y también ese miedo se irá reduciendo en la medida en que lo intentas una y otra vez.

 miedos

Foto Referencial

Supera tus miedos que una vida plena te espera

¿Cuantas veces evitamos intentar algo que nos gusta por temor? Así poco a poco nos vamos limitando y nuestra vida va perdiendo todo el brillo que puede tener. Ese brillo no viene de ser perfecto o hacer todo correctamente, si no más bien de atrevernos a atender el llamado de nuestro corazón.

Una de mis frases favoritas es: la felicidad es para valientes, atrévete a ir por ella. Creo en esto firmemente. Como seres únicos que somos, nuestra felicidad no se parece a la de otro, así que tenemos que buscar nuestro camino a esa dicha. Si no tenemos el coraje de buscar nuestra forma y hacer lo que anhela el corazón, esa vida plena que está dispuesta para nosotros nunca llegará. Así que ¡vamos, inténtalo!

Lea también: Si quieres ser feliz necesitas soltar tu pasado

Carla Acebey-

Comenta y se parte de nuestra comunidad