Eliminar grasa de las caderas no es imposible a pesar que sea una de las zonas “preferidas” para acumularse en el cuerpo de la mujer. Esta parte tan femenina puede desdibujarse y perder parte de su armonía cuando se almacena un exceso de grasa. Hacer ejercicio de forma habitual y conservar una alimentación equilibrada nos ayudará a decir adiós a las odiadas cartucheras.

Hacer deporte de forma regular tiene muchos  beneficios y, en este caso concreto, nos ayudará a que la grasa no se sitúe en estas zonas de forma permanente, tonificará nuestro cuerpo y perderemos calorías.

Podemos iniciar por hacer bicicleta, natación, subir y bajar escaleras o dar un buen paseo a paso ligero. Si igualmente, hacemos ejercicios determinados y tenemos constancia, seguro que eliminaremos las cartucheras antes de lo que pensamos.

Hacer ejercicio físico ayudará que aumentemos nuestro metabolismo basal, ya que el tejido muscular consume más calorías en reposo que la grasa, por lo que consumiremos más calorías diarias sin hacer nada de esfuerzo.

caderas

Foto Referencial

Lea también: Hacer ejercicio es fundamental para combatir el cáncer

Les mostramos ejercicios básicos y efectivos fáciles de llevar a cabo desde cualquier lugar. Para ver resultados en poco tiempo sugerimos hacerlos tres veces por semana, dos series en cada pierna de 10 repeticiones:

Elevación lateral de pierna

Tumbadas en el suelo sobre el costado izquierdo, apoyaremos el antebrazo en la esterilla. Subiremos una pierna unos 40 grados y la bajaremos lentamente sin tocar el suelo.

Círculos

En la misma posición que en el ejercicio anterior, elevaremos la pierna unos 40 grados y realizaremos 10 giros hacia adelante y después 10 hacia atrás.

Balanceo de pierna

Seguimos en la misma posición y ahora se trata de desplazar horizontalmente hacia adelante y hacia atrás la pierna superior sin apoyarla en el suelo.

Foto Referencial

Elevación lateral inclinada

Tumbadas de lado en el suelo debemos levantar la cadera y aguantar el peso de nuestro cuerpo en una mano y en la misma rodilla. El ejercicio radica en elevar la pierna superior hasta poco antes de que esté en posición vertical. Bajarla lentamente sin que la pierna toque el suelo.

Elevación lateral y tocar codo con rodilla

Sin cambiar la postura debemos flexionar la pierna superior y acercar la rodilla a nuestro codo.

Lo más importante al realizar todos estos ejercicios es mantener la hidratación y ser constantes para que los resultados sean satisfactorios.

Lea también: Resistencia, estabilidad, flexibilidad y fuerza en tres ejercicios

Con información de: Nosotras

Comenta y se parte de nuestra comunidad