La nariz es un órgano sensorial y respiratorio con una importante función. Es el encargado de limpiar y regular la temperatura del aire que entra en los pulmones, funciona como caja de resonancia de la voz y está capacitada para identificar unos 4.000 olores diferentes. Además, la nariz tiene una importancia estética especial ya que su forma y tamaño influyen en la armonía del resto de la cara.

Muchas personas se han preguntado:

¿Con una cirugía funcional nasal, desaparecerán sus síntomas?

La cirugía funcional nasal, hará que desaparezcan los síntomas nasales, si su indicación fue apropiada, es decir si existen elementos anatómicos a corregir que resulten en una adecuada ventilación. Discutir este punto es de vital importancia tanto para el cirujano, como para el paciente.

No olvidar que toda explicación dada después de la cirugía, puede ser una excusa para un paciente cuyas expectativas no han sido cubiertas. Existen pacientes con comorbilidades en quienes no sólo la intervención quirúrgica eliminara los síntomas, por ejemplo, pacientes con rinitis alérgica, discinesias ciliares, poliposis nasal, entre otras. En ellos sin duda la cirugía perse no resolverá los síntomas de mala ventilación en su totalidad y deben ser manejados de forma interdisciplinaria (Inmunología y Alergología, Neumonología).

poliposis nasal

Foto Referencial

Lea también: Micropigmentación: el maquillaje que ha evolucionado

¿Después de la cirugía funcional nasal, la apariencia externa de su nariz permanecerá igual?

Si la cirugía planificada es una cirugía funcional endonasal, regularmente se refiere a una Septoplastía, una cirugía netamente funcional realizada en busca de enderezar la pared central de la nariz (tabique) para que quede recta dejando de obstruirle el paso al aire.

Es frecuente que se asocie a otro procedimiento llamado Turbinoplastia, que es el manejo de los cornetes que son las estructuras intranasales encargadas de calentar, filtrar y humedecer el aire inspirado. Lo normal es que esta cirugía no genere ningún cambio en el aspecto nasal, pero en muy pocas ocasiones se pueden notar mínimos cambios en el aspecto nasal secundarios a la movilización de la pared central de la nariz o tabique.

Rinoseptumplastia

Foto Referencial

¿Es posible optimizar la función y además mejorar el aspecto externo de la nariz?

La nariz es una unidad anatomofuncional, y como tal debe ser manejada, hay situaciones donde para poder lograr que una Cirugía Funcional sea realmente efectiva y corrija la obstrucción nasal se necesita hacer modificaciones en la forma de la nariz, como es el caso de los defectos luego de accidentes o fosas nasales que no están adecuadamente centradas desde su formación o son asimétricas independiente de su causa. En este caso la cirugía se denomina inoseptumplastia o Rinoseptoplastia.

Lea también: Sufrir de migraña puede ser hereditario

Otros casos donde lo que se busca es cambiar o mejorar el aspecto externo de la nariz (RINOPLASTIA), en quienes no existen problemas funcionales, éstos pueden ser ocasionados sí en busca de alanzar estándares de belleza no adecuados al paciente se altera la función de la unidad anatofuncional (NARIZ).

Dra. Mariangel González Medina
Otorrinolaringólogo
Rinólogo

Comenta y se parte de nuestra comunidad