Es normal que algunas de nuestras experiencias eróticas lleguen a nuestras vidas por pura casualidad, tal y como le ocurrió hace algunos años a las sexblogger Venus O`Hara, que por una confusión con su tratamiento anticonceptivo, sus pechos empezaron a emanar leche.

O´Hara, relató que su pareja para aquel entonces en vez de extrañarse e incluso asustarse empezó a lamerle esa zona de forma erótica. “Empezó a chuparme el pecho. Era muy raro porque yo no sabía lo que me pasaba, pero él estaba muy excitado. Supongo que lo que me gustó fue ver que no había nada de mi cuerpo que le diera asco, sino que estaba encantado, y fue algo que me pareció incluso bonito”.

Lo que Venus O’Hara experimentó, sin buscarlo, fue una relación de lactancia adulta, también llamada lactancia erótica. Es decir, una práctica sexual en la que un miembro de la pareja succiona el pecho de la otra, en busca de leche materna.

lactancia erótica

Foto referencial

Lea también: Cápsulas de escarcha, la nueva tendencia sexual de los millenials

¿Da placer la lactancia erótica?

Ana Sierra, psicóloga y terapeuta sexual explicó que dicha lactancia erótica, “se trata de una forma más de buscar el placer, asociada a una parte erótica de la mujer como son los senos, con una connotación asociada a la lactancia”.  No es una tendencia nueva, sino una práctica que parece existir desde siempre y que incluso está grabada en nuestro imaginario colectivo, a través de películas como La teta y la luna, de Bigas Luna.

Esta explicación no solo está en la idea del fetiche, sino también en la conexión de vínculos entre la pareja.

Recordemos que durante la lactancia, la madre y el bebé segregan una mayor cantidad de oxitocina, la hormona del amor, que refuerza el vínculo emocional entre ambos. Es por ello que “algunas parejas explican que este vínculo también se refuerza en la lactancia erótica”, relató Sierra.

Para la también sexóloga esta práctica se puede ver como un juego de roles, como el médico y el paciente, pero con una emocionalidad mayor. “Cada persona busca algo diferente en las relaciones sexuales, hay quién busca el factor erótico, pero hay quién busca ese vínculo tan íntimo con otra persona (…) puede ser una práctica incluso orgásmica”, porque el orgasmo depende muchas veces más de las sensaciones que se generan en nuestra mente, que del roce de los genitales.

lactancia erótica

Foto Referencial

Recuerdos de la infancia

Uno de los casos que más ha llamado la atención, respecto a una relación de lactancia adulta, es el de la mujer que dejó su trabajo para amamantar a su pareja. Pero pese a lo que se pueda pensar, no se trata de una práctica que se dé solo en parejas heterosexuales, “sino que también se hace entre mujeres, mamando o estimulando, aunque no se obtenga esa leche”, señaló la experta.

Se podría decir que la lactancia erótica forma parte de nuestra memoria emocional, “y aunque no seamos del todo consciente de ella, todavía hay gente que duerme como lo hacía en el útero de su madre”, precisó la psicóloga y sexóloga, y argumentó que la lactancia erótica “también provoca una sensación de protección”.

¿Se puede producir leche sin dar a luz?

Para Gema García, ginecóloga del Hospital Universitario Quirón de Madrid, “una cosa es tener galactorrea o secreción láctea en una o ambas mamas, de forma secundaria por un aumento de la prolactina en sangre, y otra estimular la lactancia sin haber habido embarazo”, es decir, puede existir una secreción de pezón que no se considera lactancia como tal.

La especialista en ginecología explicó que esto se produce por un aumento de la prolactina (hormona que estimula la secreción de leche) en el cuerpo, aunque la mujer este lejos de un embarazo. Y aclaró que “en situaciones como la toma de algunos fármacos puede verse elevada su producción, conllevando la secreción por el pezón”.

Lactancia erótica

Foto referencial

Por su parte, Sierra aseguró que inducir esta práctica erótica no es un proceso sencillo, además que puede conllevar a riesgos como una posible mastitis, cambios hormonales, entre otros.

No obstante, si el objetivo es tener placer con la lactancia erótica “se puede hacer a través de farmacología, pero apoyando con la extracción manual o incluso que la pareja succione o con un sacaleches” de forma prolongada en el tiempo, para ayudar a estimular el proceso. Así como también la fitoterapia, que es un estimulante de producción de leche a través de las plantas, comentó Sierra.

Hay parejas que han optado por la lactancia erótica no solo por una cuestión sexual, sino para producir leche materna que pueda ayudar al sistema inmune de sus parejas, en el caso de que esta, por ejemplo, esté pasando por un cáncer, así lo dio a conocer un estudios de la Universidad de Lund en Suecia, en el que afirmó que algunas de las proteínas de la leche materna son letales para las células tumorales.

Lea también: Qué es la inteligencia Sexual (+ video)

Con Información de: elpais.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad