A medida que vamos creciendo tanto el sexo femenino como el masculino experimentan cambios físicos, hormonales como emocionales, por lo que como madres debemos estar preparadas para orientarlos de la mejor manera, sobre todo si se trata de una niña, ya que por lo general su proceso de desarrollo es un poco más complicado y con él debería venir también la primera visita con el ginecólogo.

La doctora Amaloa Magum, expresó que la primera consulta ginecológica debería hacerse entre los 11 y 12 años, debido a que en promedio,  esa es la edad donde surgen las dudas con respecto a las primeras menstruaciones, la aparición del vello púbico, el crecimiento de los senos, entre otros aspectos.

Aseguró la especialista que esta primera visita al ginecólogo es importante que este presente la madre de la adolescente, ya que el mismo debe ser un espacio de encuentro entre madre e hija, para que ambas estrechen lazos de confianza y se conozcan más una a la otra.

visita ginecológica

Foto Referencial

Lea también: 9 cosas que debes saber antes de ir al ginecólogo

El chequeo anual es fundamental

Magum explicó que dicho primer encuentro entre paciente adolescente y su ginecólogo es más bien una jornada informativa y de educación, para que las niñas comprendan los cambios en su organismo, cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos a temprana edad.

Asimismo comentó que ese es el momento adecuado para reforzar cuáles deben ser los cuidados de higiene que deben tomar en cuenta en sus partes íntimas para evitar infecciones urinarias y vaginales, así como la importancia de no compartir prendas íntimas ni con familiares, ni con amigas cercanas.

Es fundamental luego de ese primer encuentro acudir año a año a un chequeo ginecológico para constatar que todas sus hormonas y aparato  reproductor se encuentren saludables, aunque no existan síntomas alguno que muestren lo contrario.

Comenta y se parte de nuestra comunidad