La obesidad es una enfermedad crónica, tratable, multifactorial y prevenible que aparece cuando existe un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo. Actualmente se considera un problema de salud pública porque actúa como un agente que acentúa y agrava a corto plazo y de forma muy evidente patologías graves como la diabetes, la hipertensión, las complicaciones cardiovasculares (especialmente la cardiopatía isquémica), alteración de las articulaciones e incluso algunos tipos de cáncer, como los gastrointestinales.

Causas de la obesidad

Las causas más frecuentes son un régimen alimenticio inadecuado y la ausencia de actividad física, aunque también pueden influir otros factores como psicológicos, la genética, alteraciones metabólicas o deficiencia de hormonas sexuales e incluso el factor socioeconómico.

obesidad

Foto Referencial

Lea también: ¿Sabías que la salud de tu embarazo influye en el desarrollo de obesidad en la vida postnatal?

Prevención

Llevar una dieta sana y equilibrada, junto con la práctica regular de ejercicio físico son claves para la prevención de la obesidad

Se recomienda realizar un mínimo de cinco ingestas de alimentos al día en raciones reducidas, así como seguir un patrón alimentario cercano a la dieta mediterránea, es decir, bajo en grasas y rico en frutas y verduras.

En cuanto al deporte, la constancia es fundamental. La recomendación es practicarlo de forma habitual al menos tres veces por semana durante 45 minutos. La intensidad debe adecuarse a las necesidades y al estado físico de la persona.

Diagnóstico

La forma más común de determinar si un paciente padece obesidad es calcular su índice de masa corporal, por el cual se obtiene la cantidad de grasa corporal y, dependiendo de los resultados, cuáles son los posibles riesgos para la salud.

A partir de esto, el especialista podrá determinar si se ha producido algún daño colateral en el resto del organismo y diagnosticarlo para su tratamiento.

obesidad

Foto Referencial

Tratamiento

La mejor forma de tratar la enfermedad es previniéndola mediante una dieta saludable y evitando el sedentarismo.

Una persona obesa debe ser considerada como un enfermo crónico que requiere un tratamiento a largo plazo, realizando modificaciones del estilo de vida con normas alimentarias, ejercicio físico y terapia farmacológica.

Los nuevos enfoques terapéuticos están basados en promover una pérdida de peso con programas de control de las enfermedades y problemas asociados, que dan lugar a problemas vasculares, cardiacos y metabólicos.

Lea también: La Diabetes y los alimentos prohibidos

Dr. Jorge L Gotopo M

Medicina Interna / Cardiología

Corporación ATIEMPO 

Comenta y se parte de nuestra comunidad