En estos días llegó a mí un video que me pareció un resumen perfecto de todo lo que les he compartido como experiencia personal en, al menos, las últimas 20 columnas para este medio. Me pareció oportuno, por la creciente hostilidad de nuestro entorno, insistir en ese tema y compartirles su contenido.

Tengan siempre en cuenta que su cuerpo es el reflejo de sus pensamientos. De acuerdo a lo que piensan y a los sentimientos que acompañan esos pensamientos, su cuerpo segrega químicos que generan placer o estrés a su organismo.

Consideren que el cuerpo humano es el laboratorio más sofisticado que existe y que produce químicos permanentemente. Si sus pensamientos son estresantes, los químicos que generará su cuerpo serán tóxicos. Con el pasar del tiempo su cuerpo se adaptará a esta condición y luego pedirá más, convirtiéndose así en un adicto a esas sustancias dañinas producidas por nosotros mismos.

Estar estresado significa que su cuerpo primitivo cree, que tiene que pelear o huir. En este estado su mente subconsciente le dará prioridad a sus brazos y a sus piernas justamente para que peleen o corran y al hacer esto descuida a los órganos vitales que se encuentran en el torso, es decir, el flujo sanguíneo en dichos órganos, no será el adecuado y si esa situación es persistente, sus órganos vitales se van a enfermar, y no queremos que pase eso, ¿cierto?

Pensamiento

Foto Referencial

Entiendan como una verdad lapidaria que somos energía y que atraemos a la energía que es similar a la nuestra y repelemos a la que es diferente. Cada célula de nuestro cuerpo es energía que vibra y se comunica con todo el universo. ¿Cómo creen ustedes que vibran a lo largo de su día? … ¿Qué sentimiento les acompañan la mayor parte del tiempo? … Recuerden que todos poseemos una brújula que nos ayuda a navegar por la vida.

Lea también: Chocolate negro… ¡Un receso para nuestra mente y paladar!

La brújula, como ya sabemos, es cómo nos sentimos, así que no se asusten, no hay nada que temer, solo que notar o percibir.

Siempre pueden hacer algo por ustedes mismos, y es momento de poner manos a la obra… ¿Cómo? Pues haciendo las cosas que les hace felices. Dejen de ver cosas en la televisión, en las redes sociales o en el whatsapp, que no les aporten y que les hagan sentir mal, aunque sea de manera recreativa (películas de terror o realitys de drama, por ejemplo). Dejen de conversar de lo que pasó y les pareció horrible, conversen sobre cosas constructivas y motivadoras. Procuren reírse, la risa lo cura todo. Pónganse en contacto con la naturaleza. Paseen a su mascota. Fabríquense momentos felices con sus seres queridos. ¿Qué más? Pueden aprender a meditar.

Relaciónense con personas que les sumen y aporten. Coman sano: dejen de consumir, o háganlo en la menor proporción posible, alimentos procesados y gaseosas. Hagan dieta de pensamientos negativos. Digan cosas positivas.

Pensamiento

Foto Referencial

 En fin, piensen en las cosas que les hagan felices y háganlas. No se les olvide, que ustedes son las personas más importantes para cada uno de ustedes. Por tanto, es su responsabilidad, cuidarse y amarse más que a nadie en este mundo. Solo serán capaces de repartir o dar amor, en el mismo grado que se den amor a ustedes mismos.

Recuerden que son energía y que la energía se comunica a través de la vibración. El cómo vibran está relacionado con los sentimientos y emociones que acompañan a sus pensamientos. Ustedes son una conciencia que dirige sus mentes. Pónganse a cargo de sus pensamientos, reeduquen su mente y comiencen a disfrutar verdaderamente de sus vidas. Atrévanse a que esa luz interior brille dentro de ustedes. Atrévanse a iluminar el mundo.

Lea también: ¡Los alimentos y nuestro ánimo!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad