La Hemoglobina glicosilada es un examen de laboratorio que de manera indirecta refleja la glicemia “promedio” que ha manejado un paciente durante los últimos 3 meses.

En nuestra circulación, cuando los niveles de glicemia se mantienen elevados, ésta glucosa  circulante se adhiere a la molécula de hemoglobina que se encuentra dentro de los glóbulos rojos,  “endulzándola” o “glicandola” , por lo tanto, mientras mayores son los niveles de glicemia que se han mantenido en sangre, mayor será el porcentaje de hemoglobina que se glicará. Como un glóbulo rojo vive entre 90-120 días, al medir la hemoglobina glicosilada se puede tener una idea de qué tan altos se han mantenido los niveles de glucosa en sangre durante ese tiempo.

Es un examen de rutina que se utiliza en los pacientes diabéticos para determinar si está o no en buen control metabólico, además desde el 2010, la Asociación Americana de Diabetes la incluyó como prueba diagnóstica de la misma.

Hemoglobina Glicosilada

Foto Referencial

Esta prueba tiene varias limitantes, ya que sus valores no suelen ser confiables en pacientes que tienen anemia, enfermedad renal o que han sido recién transfundidos, pero a pesar de todos estos factores, la prueba se mantiene como uno de los análisis fundamentales en la evaluación del paciente con diabetes.

En la actualidad, se considera aceptable para adultos y adultas no embarazadas con diabetes un valor de hemoglobina glicosilada menor a 7% , sin embargo, dependiendo de la condición del paciente éstos valores pueden variar entre 6,5%-8% y aún considerarse dentro de un buen control.

Para este año, la Asociación Americana de Diabetes (2018) recomienda llevar a cabo esta prueba con una frecuencia:

  • Por lo menos dos veces al año en pacientes que han mantenido un control glicémico estable.
  • Trimestralmente en pacientes cuyo tratamiento ha cambiado o que no están cumpliendo con sus metas en cuanto a niveles de glicemia.

Cuando su médico le indique la realización de esta prueba, procure realizarla prontamente, ya que de esta manera se podrán hacer cambios o ajustes de tratamiento de manera oportuna en pro de evitar complicaciones agudas y/o crónicas.

Dra. María Victoria Marcano R.

Especialista en Medicina Interna.

Corporación ATIEMPO 

Comenta y se parte de nuestra comunidad